La puerta de los ángeles. Penelope Fitgerald

Título original: The gate of angels
Traducción: Jon Bilbao
Editorial: Impedimenta
Fecha: 2015
páginas: 240
ISBN: 9788415979968

Qué mundo este, tan repetitivo, tan poco original y, sin embargo, tan apasionante. Son las casualidades, los imprevistos, los hechos inesperados los que definen nuestra vida, los que obligan a tomar decisiones en las encrucijadas, los que requieren definir qué sacrificios estamos dispuestos a hacer para ser aceptados por la persona que nos interesa, por la que estamos colgados. Penelope juega con esta disyuntiva haciendo uso de su delicada perspectiva del alma humana . Capacidad y arte para expresarse le sobran, mientras que la creatividad para establecer una estructura atractiva es una constante en sus planteamientos.
Resulta inquietante ver un ambiente tan inglés y tan conservador, tan docto y tan alejado de los sentimientos, como el de los colegios de Cambridge víctimas de las normas más ancestrales y machistas.
En ese vetusto entorno ejerce como profesor ayudante el joven Fred Fairle. Un mundo carpetovetónico, universitario, científico, racional y por supuesto conservador. Un ambiente en el que Fred empieza a sentir los primeros síntomas de desconcierto y angustia que dan paso a la rebelión.
La joven Daisy Sanders de extracción humilde, aspirante al grado de enfermera como profesión para encarrilar su vida. Mujer de formación limitada pero de mucho carácter y no menos empuje encarna a una deliciosa joven ansiosa de vivir en el mundo real. Personaje que parece un guiño de complicidad a las heroínas de Jane Austen
Cuando ambos mundos chocan literalmente con sus bicicletas nadie podía imaginarse que algo tan impensable y tan estrafalario fuera la clave para unir sus existencias. Porque el mundo de Fred se derrumba al conocer a Daisy, un espíritu conmovedor que se cuela entre su capacidad de raciocinio y su necesidad de amar.
Con estas bases la escritora ha sabido componer un relato tan amable como los anteriores confirmando que sabe entretener a la vez que exige al lector su colaboración. Está claro que su escritura no es un vano invento para crear una historia más o menos agradable. Nada en esta novela es casual sino que aplica con maestría la sátira y un estilo tan elegante como burlón para ridiculizar no solo el estricto mundo del college inglés, con sus fantasmadas, reuniones filosóficas, comidas decimonónicas sino también la vida londinense enmarcada en un hospital histriónico donde trabaja Daisy.
La perfecta ambientación que ha construido alrededor del mundo universitario de principio del siglo XX y la atmósfera ciudadana que lo circunda solo puede ser producto de una buena documentación que ha sabido transformar en párrafos y escenas llenos de evidencias evitando la acumulación de datos siempre tan áridos y por tanto alejados e inútiles en la escritura de Penelope Fitzgerald.
Paso a paso, con la naturalidad que la caracteriza, con la delicadeza que utiliza en cada palabra, con la amabilidad con la que construye sus frases va engrasando los engranajes de la puerta que se abrirá a las luces que trae el nuevo siglo. No necesita grandes parrafadas sino que es notorio la eficacia con la que emplea todos los recursos del escritor al tiempo que sabe obligar al lector a utilizar las neuronas para completar las ideas y las descripciones.
Dentro de su estilo todo se revela a través de las acciones y los gestos. Utiliza a unos personajes comunes, admirables por su naturalidad y siempre expuestos a los acontecimientos y como colofón los hace partícipes de unos diálogos inteligentes en los que se verbaliza las ideas sobre la naturaleza del conocimiento científico, la moral, la cerrazón de la ciencia o la desobediencia y la dificultad de la fe.
De esta manera alternando la ironía, la lucidez, el impulso y el romanticismo consigue describir el peso de nuestras elecciones en el devenir de nuestra vida desenmascarando la influencia de la casualidad.
Penelope ha pasado casi desapercibida junto a nosotros dejándonos una colección de textos magníficos con los que ha conseguido la admiración y el respecto de sus lectores. Otra magnífica obra que merece la pena leer.

Penelope Fitzgerald. Nació el dieciséis de diciembre de 1916 en Lincon y murió el veinte de abril del 2000 en Londres. Educada en Oxford, trabajó para la BBC durante la segunda guerra mundial y ejerció como profesora de arte dramático hasta los 70 años. penelope 05No publicó su primer libro hasta 1975 y es ganadora del Premio Booker en 1979 con la novela “A la deriva”.

Otras obras:

A la deriva
Inocencia
El inicio de la primavera
La flor azul
La libreria
La puerta de los ángeles

Inocencia. Penelope Fitzgerald

InocenciaTítulo original: Inocence
Editorial: Impedimenta
Traducción: Pilar Adón
páginas: 352
Fecha: 2013
ISBN: 9788415578598

Penelope se embarca en un nuevo experimento con el que seducir una vez más a sus muchos seguidores. Trata de delimitar los primeros pasos que se dan en el amor, incipientes, tiernos e ingenuos,  gobernados habitualmente  por ese sentimiento tan exquisito que es la inocencia. Sin embargo poco a poco esa historia de amor se va doblegando a los golpes que va dando la imperturbable realidad hasta evolucionar a los estadios próximos al reino de  la infelicidad. Está claro que la autora se zambulle entre las relaciones del amor para postular acerca de la felicidad siempre al alcance de la mano pero tan difícil no ya de agarrarla a su paso sino simplemente  de identificarla con precisión para dejarse caer en sus redes. A pesar de la conocida y potente narrativa con la que se ha permitido sacar adelante una novela preciosista como esta no ha podido evitar que con su complejidad la clásica calidez y poesía que ennoblecen sus textos haya quedado un tanto ensombrecida.  Una historia densa producto de una documentación profunda para poder exprimirla con el detalle que le caracteriza a la autora donde la combinación de efectos, la ternura, sensibilidad, el humor, la sagacidad, la pasión crea un  laberinto cuya salida requiere del correspondiente  esfuerzo de imaginación. Sigue leyendo

A la deriva. Penelope Fitzgerald

A laderiva. Penelopo FitzgeraldTítulo original:  Offshore
Traducción: Catalina Martínez Muñoz
Editorial: Mondadori
Colección: Mitos original
Fecha: 2000
páginas: 168
ISBN: 9788439705758

Premio Booker 1979

La autora, de la que este año se cumple el primer centenario de su nacimiento, aprovecha la experiencia que adquirió viviendo en una casa flotante en el Támesis para escribir una novela que sirve de  homenaje a los que practican ese modo de vivir a la vez que narra el lánguido y errante discurrir de sus vidas. Los “Grace, Lord Jim, Rochester, Dreadnough” se mantienen amarrados en el muelle de Battersea mecidos por el sube y baja de la marea viendo como con el fluir de los días se va acercando de forma irremediable el momento del desguace cuando no del desmoronamiento. Pero también las personas que se alojan en ellos tienen su punto llamativo pues a lo sorprendente de habitar en semejante residencia  hay que añadir una filosofía de vida que los mantiene en continua discordia con su entorno  e incluso son capaces de poner en riesgo sus relaciones. La personalidad de cada uno se asimila a esa lánguida decadencia de los barcos dejando sus objetivos y sus expectativas a la deriva de las corrientes de la vida que un día y otro machacan al que se quiere salir del camino. Sigue leyendo

La librería. Penelope Fitgerald

portada 01

Título original: The bookshop
Traducción; Ana Bustelo
Editorial: Impedimenta
Fecha: 2010
Páginas: 192
ISBN: 9788493760144

Otra escritora a la que habrá que incluir en el “Club de los olvidados” pues, supongo, que faltos del altavoz publicitario siempre  dedicado al último bestseller, sus libros quedan apartados de la vías de comunicación ordinaria y si no fuera por la honrosa excepción de alguna editorial pasarían a engrosar las estanterías de los sótanos. Esta tardía autora se aprovecha felizmente de las palabras para, sin alardes de ningún tipo, dar ejemplo de como construir una deliciosa historia. La dificultad de escribir un texto tan liviano se minimiza o se elimina en sus manos manejando con naturalidad y eficacia los entresijos de la escritura, obviando los personajes grandilocuentes, las tramas escabrosas o la retórica innecesaria. Demuestra que con algo tan elemental como argumentar con la vida ordinaria de una población pequeñita se puede denunciar los comportamientos paternalistas que aparentan preocuparse  por la salud mental y social de sus vecinos ocultando sus verdaderos objetivos que no alcanzan nada más que a su necesidad de controlar todo lo que esté a su alrededor.
Florence Green, ya viuda, vive en un pequeño pueblecito del este de Inglaterra que ha ido perdiendo prestigio con el paso del tiempo y con unas comunicaciones deprimentes. No obstante, cansada de la vida vegetativa y anodina de una viuda ejemplar, decide, desoyendo los consejos en contra e incluso alguna velada amenaza, abrir una librería aprovechando la experiencia en el ramo que adquirió de joven, para, sin mayores pretensiones,  acercar un buen servicio sus vecinos. Sigue leyendo