Tres habitaciones en Manhattan. Georges Simenon

portada 03
Título original: Trois chambres à Manhattan
Traducción: Carlos Manzano
Editorial: Tusquets Editores
Colección: Andanzas
Fecha: 1995
páginas: 200
ISBN: 9788472238916

La soledad es un arma poderosa que mal asimilada impide disfrutar de sus beneficios y se instala entre las costuras del alma cual parásito absorbente con el poder de generar consecuencias lamentables para desesperación del que lo sufre. Por eso se explican comportamientos que nunca jamás se hubieran siquiera imaginado pero que felizmente conducen a resultados liberadores de la pena instalada y que permiten encontrar una buena salida a un destino que se presentaba desconsolador.
Georges Simenon, que una vez más deja descansar a Maigret, se embarca en escribir acerca de la soledad y el amor y en cómo el uno puede facilitar el otro a pesar de tener que salvar barreras emocionales que atosigan a cualquiera aunque con frecuencia no tengan fundamento alguno lo  que convierten el paso por este mundo en un sin vivir.
François, actor francés de cierto renombre, se ha instalado en nueva York donde piensa aliviar la dolorosa humillación que ha sufrido por la inesperada irrupción de unos cuernos que le ha puesto su mujer al preferir a un joven, probablemente de inferior categoría pero indudablemente de excelente figura, en fin un buen chavalote. Sin embargo no le han surgido los papeles que pensaba y se encuentra más solo que la una rumiando sobre un futuro que jamás hubiera sospechado. Sigue leyendo

La nieve estaba sucia. Georges Simenon

Título original: Le neige était sale
Traducción: Núria Petit
Editorial: Acantilado
Colección: Narrativa Acantilado
Fecha: 2014
páginas: 272
ISBN: 9788416011032

La popularidad alcanzada por un personaje tan seductor como el comisario Maigret actúa como una cortina tras la que quedan en un segundo plano otras obras de este prolífico autor quizás menos seductoras en un primer instante pero sin duda impactantes. Es el caso de “La nieve estaba sucia” oscura, absorbente y dura; asombrosa. Una novela que dentro de este genero tan sobado destaca por su calidad y por la escandalosa representación  de un personaje autodestructivo que finaliza generando dudas de redención.
Frank, de profesión holgazán, a sus diecinueve años ya marca terreno. Un tipo sin escrúpulos, bebedor, ladrón y asesino que no conoce el significado de la palabra remordimiento. Ejerce de vago consentido en el burdel clandestino que regenta su madre en una ciudad ocupada  a mediados del siglo pasado. Sus días transcurren durmiendo, espiando y abusando de las prostitutas y fisgoneando en el bar. Hasta que un día decide matar a un oficial del ejército y ejecuta el crimen de forma fría, insensible sin premeditación, como si fuera una ceremonia de iniciación. Sigue leyendo