El jugador. Fiódor Dostoyevski


Título original: Igrok
Traducción: Juan López Morillas
Editorial: Alianza editorial
Fecha: 2011
páginas: 224
ISBN: 9788420641

No contento con las numerosas  tribulaciones, sociales, políticas, amorosas, familiares que le acompañaron a lo largo de su vida, Dostoyeski se convirtió en un adicto al juego, práctica que le permitió vivir siempre en un patético estado de estrechez económica. Así, esta obra, que algunos califican como menor, goza de la experiencia directa de un jugador y  ayudó a suavizar, aunque fuera momentáneamente, los problemas económicos del autor . Pero es indudable que Dostoyeski no se iba a limitar a un simple ejercicio descriptivo de una historia blanda en la que el amor no correspondido y la pasión por el juego retratan a un joven inmaduro que se deja arrastrar por la desesperación, sino que aprovecha para mandar una carga de profundidad contra decadente aristocracia rusa.
Mientras el general Zagorianski hace un alto en su periplo por Europa y se establece con su familia en un espléndido hotel de la ciudad Roulettenbourg famosa por su casino en espera de la muerte de la abuela, Antonida Vasílevna,  para heredar una cuantiosa fortuna con la que pretende cautivar y convencer a su adorada Blanche,  Alexei, joven tutor de sus hijos extiende sus redes en un intento, bastante fatuo dado su falta de carácter y su penuria económica, de conquistar a Poline, hijastra de aquel, por la que bebe los vientos y se muestra decidido a hacer lo que le pida. Sigue leyendo

El eterno marido. Fiódor Dostoyevski


Título original: Vechnyj muzh
Traducción: Juan López Morillas
Editorial: Alianza editorial
Fecha: 2013
páginas: 232
ISBN: 9788420678184

 

De la lectura de la obra de Dostoievski siempre me queda un dilema que en el fondo poca trascendencia tiene, pues aunque no cabe duda de que es un  maravilloso escritor, uno se pregunta si es antes escritor o psicólogo, porque muchas de sus obras parecen una delicada autopsia de la condición humana, mediante la cual se descubren los fondos más retorcidos e incontrolables de la personalidad.
Esta obra no va a ser la excepción, quizás sea menos conocida, pero no por eso menos intensa. Nos presenta a dos personajes complejos, enfrentados en una relación de atracción y repulsión enfermiza, con una dependencia patológica, que viven en continuo desasosiego, plenos de bajezas y miedos. Solo dos, pero suficientes para armar una agónica propuesta sobre algo tan manido como el triángulo amoroso. De las diferentes interpretaciones que acepta valdría la pena considerar si, en el fondo, no se trata un enredo para escenificar que el ser humano no sabe vivir en paz sino que precisa el guerrear como un alimento imprescindible para sobrevivir. Aunque quizá lo más certero sea la teatralización de dos almas que no pueden aligerar su carga para poder flotar en la vida. Sigue leyendo

Noches blancas. Fiòdor Dostoyevski

portada 03

Título original: Bièlye nochi
Editorial: Nórdica
Traducción: Marta Sánchez-Nieves
Ilustraciones: Nicolai Troshinsky
Fecha: 2015
Páginas: 128
ISBN: 9788416440047

Cuando se coge de la estantería un libro de este escritor con el atrevimiento que se requiere pero también con la sana intención, no exenta de valentía, de leerlo, se realiza toda una ceremonia propia del respeto que ejerce y por qué no decirlo con el temor típico del que duda de su capacidad para  bucear en la profundidad en que suele recrearse este autor. Pero el atrevimiento tiene, en este caso, su recompensa pues suponer va acompañado siempre del error y así es como en este caso la osadía nos ha traído una obra que resulta ser  nada más y nada menos que un simple pero magnífico cuento o relato en el que el autor evidencia toda su pericia a la hora de manejar la pluma para demostrar  que con el lenguaje se puede alcanzar la belleza.
Dos únicos personajes en San Petersburgo en 1848. El, el narrador, joven con veintisiete años, ya veterano para aquellos años, describe su soledad y su incapacidad para relacionarse. Combate el aislamiento recorriendo la ciudad y sus alrededores disfrutando de la belleza de los diferentes rincones. Ella, jovencita, solo diecisiete años. Sigue leyendo