Esclavos del deseo. Donna Leon


portada_esclavos-del-deseo_donna-leon_202103110859
Título original: Transient Desires
Traducción: Maia Figueroa Evans
Editorial: Seix Barral
Colección: Biblioteca Formentor
Fecha: 2021
páginas: 336
ISBN: 9788432238680

Donna Leon abandonó hace unos años  Venecia, una joya anegada de turistas que la han convertido en un lugar insufrible para los venecianos. Se trasladó a un pueblecito en la paz de las montañas suizas portando una visión del mundo más pesimista y con un equipaje en el que se ha colado una carga decisiva  de desilusión y pena por un futuro que evoluciona a peor. Nada nuevo en esta modernidad manipulada y teledirigida. Ese abatimiento y tristeza se refleja en  un Brunetti cada vez más preocupado por aspectos sociales de la vida ordinaria, por el embrutecimiento turístico de su ciudad y por los temas medioambientales.
En esta nueva novela, y van treinta, sale a relucir, de nuevo,  el tráfico de mujeres, ahora africanas, para abastecer  a los puticlubs europeos frente a la aparente ineptitud de la policía o el ya clásico mirar hacia otro lado. La nueva aventura de Brunetti no tiene la fuerza policíaca ni el intríngulis investigador de las primeras pero conserva intacta la calidad narrativa, la aportación de una atmósfera culta, el fomento del respeto a las personas y a la naturaleza y fe en la honestidad y en la justicia.
Entre las incidencias del día Brunetti se fija en la que indica que dos jóvenes turistas americanas han sido abandonadas en la puerta del hospital. A las primeras de cambio la  investigación pone de manifiesto que las chicas quedaron mal heridas en un pequeño accidente que sufrieron durante un paseo por la laguna en la lancha de dos amigos inseparables, Marcelo y Filiberto.
Sin embargo el comisario se huele que tras un comportamiento tan extraño se esconde algo poco edificante que justifica profundizar en la investigación; más cuando descubren que Marcelo trabaja para su tío, un hombre que maneja un negocio en el que no brilla la transparencia, siempre malhumorado e intransigente pero que ante la visita del comisario es todo amabilidad. Poco a poco Brunetti y la comisario Griffoni van descifrando la red de transporte de mercancías del sospechoso hasta descubrir que su verdadero negocio lo sustenta el tráfico de mujeres.
La autora utiliza cada vez más nítidamente la novela policíaca como un instrumento para poner de relieve los problemas sociales y para revelar la derivada negativa que va instalándose en esta sociedad tan mangoneada y permisiva. La actividad de Brunetti toma unos derroteros más pesimistas y poco esperanzadores porque el mundo cambia en una dirección poco apetecible y comprueba una vez tras otra que los malos, por paradójico que pueda parecer, siempre están en el poder.
Los cambios son notorios, de hecho  toma relevancia Nápoles y sus ciudadanos quienes a través de Griffoni empiezan a inmiscuirse en los asuntos de Brunetti. ¿Un aviso para próximos trabajos?
La comisaría ha dejado de ser un centro activo solo la señorita Electra, muy  de pasada, participa en la clásica búsqueda ilegal de datos que siempre resultan fundamentales para la resolución del caso pero el resto de la pandilla habitual que rodea al comisario brilla por su ausencia lo que le quita a la trama una porción de sabor italiano y de fino humor.
Una novela que sigue manteniendo su clásica relevancia como lectura agradable, social, veraniega en la que nuestro comisario sigue haciendo gala de una honestidad a prueba de bombas. Su personalidad no cambia en absoluto y sigue mostrándose como un hombre corriente, orgulloso de su trabajo y de su familia a pesar de que su perspectiva del nuevo mundo que emerge día a día y que dejará a sus hijos es cada vez menos favorable. Cambios inevitables en el desarrollo de cualquier individuo cuya experiencia le abre los ojos y reprime las esperanzas. Pero por razonable y por tanto admisible que sea esta nueva visión de Donna Leon y su querido Brunetti nosotros seguimos echando en falta a aquel protagonista que nos convirtió en sus fieles seguidores.

Donna Leon: Nació el 29 de septiembre de 1942 en Monclair, New Tersey, USA. Profesora de Literatura en diversas universidades y escry de una personalidad imperturbable itora. Estudió Perusa y Siena. Viajera infatigable. Trasladó su residencia a Venecia en 1981 pero, abrumada por el aluvión de turistas que registra esta ciudad, en 2019 decidió ir  vivir a un pequeño pueblo suizo.

Otras obras, serie Brunetti:

Muerte en la Fenicedona 02
Muerte en un país extraño
Vestido para la muerte
Muerte y juicio
Acqua alta
Mientras dormían
Nobleza obliga
El peor remedio
Amigos en las altas esferas
Un mar de problemas
Malas artes
Justicia uniforme
Pruebas falsas
Piedras ensangrentadasvenecia 02
Veneno de cristal
Líbranos del bien
La chica de sus sueños
La otra cara de la verdad
Cuestión de fe
Testamento mortal
La palabra se hizo carne
Restos mortales
Sangre o amor
El huevo de oro
Muerte entre líneas
Las aguas de la eterna juventud

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s