Expedientes. Kate Atkinson


 

Expedientes


Título original: Case histories
Traducción: Patricia Antón
Editorial: Circe
Colección: Narrativa Circe
Fecha: 2008
páginas: 392
ISBN: 9788477652649

Una novela incluida dentro del género negro que da entrada a otro detective. Un hombre, Jackson, más o menos especial,  condicionado o más bien llamativo por una personalidad un tanto apocada para esta profesión, tocado por una infancia dolorosa y muy agobiado porque le ha dejado su mujer por otro,  lo que pone en peligro una buena y sincera relación con su hija y que se mantienen activo con unos trabajos tan rutinarios como poco estimulantes. Sin embargo, en mi opinión, la novela discurre con mayor intensidad por los diversos y variopintos personajes y su conexión personal con Jackson que por los vericuetos clásicos de una investigación.
La violencia meramente contada que no explícita ni morbosa le confiere el punto justo de tensión que junto con la mezcla de tres extraños casos  que tras varios años permanecen sin resolver, constituyen las bases imprescindibles para elaborar una trama si no espectacular al menos entretenida. El desarrollo, con algunos altibajos, se va dotando de descubrimientos que han permanecido ignorados para desprestigio de las investigaciones originales pero que son excusa suficiente para mantener el interés y darle un horizonte a las incógnitas que acompañan a cada caso.
Jackson Brodie es un modesto detective afincado en Cambridge, que sobrevive desentrañando los típicos asuntos conyugales y pocas guerras más hasta que de pronto se le presentan, a modo de premio en la lotería, tres casos antiguos sin solución a la vista.
Amelia y Julia no pueden pasar más tiempo sin saber que ocurrió hace veinte años el día que  desapareció su hermana Olivia del jardín de su casa cuando apenas contaba con tres años.
Theo es un hombre encogido en sí mismo desde que Laura, su hija predilecta, fue asesinada aparentemente sin motivo alguno. Nunca se supo ni el motivo, ni quien lo hizo y necesita saberlo.
Por último Shirley se hizo cargo de su sobrina cuando su hermana asesinó de un certero golpe de hacha a su marido. Con el tiempo ha perdido la pista de ambas.
Mucho personajes con personalidades diferentes para formar un grupo al que el detective se va asociando en su intento de mantenerse activo profesionalmente pero también socialmente. Por momentos la conexión personal entre ellos se superpone a la profesional.
La investigación, que adopta un papel secundario en esta alocada  trama, va suministrando nuevas pistas para mantener el hilo de la narración a la vez que justifica la investigación pues la autora reclama toda la atención en la personalidad,de cada uno de ellos,  a veces un incordio insufrible, a veces intimista, muchas veces agobiante, incluido el propio detective pues todos arrastran sus miedos, sus complejos y cómo no, su secretos. Mientras, entre col y col, el detective va encontrando como caídas del cielo las claves cada caso hasta encontrar una explicación verosímil.
Un relato que, a falta de acción trepidante alguna y justita de tensión, discurre con parsimonia por un ambiente típicamente británico en el entorno universitario de Cambridge con una descriptiva sencilla pero suficiente alejado de la violencia que normalmente acompaña a la nueva novela negra pero que alcanza su objetivo: distraer.
Mención aparte merecen la pareja de hermanas, Amelia y Julia, que contribuyen con  una intensa red de estímulos personales que Jackson nunca sabe como interpretar correctamente. Aportan dosis extras de humanidad, con las clásicas envidias entre hermanas y proporcionan unas gotas de humor con su forma de insinuarse ante un hombre interesante que no sabe como comportarse.
Una lectura blanda que a pesar de no tener grandes incentivos consigue despertar el interés suficiente para distraer a la parroquia lectora el día que el cuerpo pide holganza más que esfuerzo.



Kate Atkinson nació el veinte de diciembre de 1951 en York, Inglaterra. Estudió  Literatura Inglesa en la Universidad de Dundee. Tras diversos trabajos se dedicó de pleno a la escritura a partir de 1995 especializándose en la novela negra y ganando varios premios. En 2011 le fue concedida la Orden del Imperio Británico por su contribución a la literatura inglesa.
Otras obras

Cielo interminablekate04
La mecanógrafa
Un dios en ruinas
Una y otra vez
Me desperté temprano y saqué al perro
Esperando noticias
Incidentes
Expedientes
Entre bastidores

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s