La nieve estaba sucia. Georges Simenon


Título original: Le neige était sale
Traducción: Núria Petit
Editorial: Acantilado
Colección: Narrativa Acantilado
Fecha: 2014
páginas: 272
ISBN: 9788416011032

La popularidad alcanzada por un personaje tan seductor como el comisario Maigret actúa como una cortina tras la que quedan en un segundo plano otras obras de este prolífico autor quizás menos seductoras en un primer instante pero sin duda impactantes. Es el caso de “La nieve estaba sucia” oscura, absorbente y dura; asombrosa. Una novela que dentro de este genero tan sobado destaca por su calidad y por la escandalosa representación  de un personaje autodestructivo que finaliza generando dudas de redención.
Frank, de profesión holgazán, a sus diecinueve años ya marca terreno. Un tipo sin escrúpulos, bebedor, ladrón y asesino que no conoce el significado de la palabra remordimiento. Ejerce de vago consentido en el burdel clandestino que regenta su madre en una ciudad ocupada  a mediados del siglo pasado. Sus días transcurren durmiendo, espiando y abusando de las prostitutas y fisgoneando en el bar. Hasta que un día decide matar a un oficial del ejército y ejecuta el crimen de forma fría, insensible sin premeditación, como si fuera una ceremonia de iniciación. Efectivamente es capaz, no siente nada, ve las cosas con absoluta simpleza, su despotismo no tiene barrera alguna, el desprecio hacia el prójimo es patente en cada uno de sus actos.
Pero todo tiene un límite y entonces la caída no tiene  final. Cuando ya no hay remedio aparecen las dudas, el instinto  pone en activo la capacidad de adaptación que tiene el ser humano ante las nuevas circunstancias , se buscan alternativas y él encuentra en  el silencio una herramienta  poderosa con la que pretende limpiar la nieve.
La novela queda estructurada en dos parte bien definidas, muy dispares y sumamente atractivas. La primera se limita a la presentación de semejante elemento con la que no queda dudas de una personalidad enfermiza, egoísta, violento, sin escrúpulos. Desprende un halo repulsivo tanto por su forma de actuar como por la de razonar. En la segunda se sumerge al lector en su mente, cómo acepta su caída casi con indiferencia y muy especialmente cómo organiza su resistencia mediante un juego frente al torturador y a los interrogatorios; cómo medita, reflexiona y encuentra a través del silencio caminos de resistencia que permiten vislumbrar un mínimo atisbo de arrepentimiento y reparación.
Una gran novela que no da tregua a lo largo de sus líneas, basada en un personaje central ruin y despreciable, siempre medio escondido, siempre tramando maldades dando un ejemplo constante de falta de humanidad y de sensibilidad. Un retrato contundente de un personaje que se desenvuelve con total frialdad y que, amparado en un ambiente de opresión y miedo en una ciudad  regida por la arbitrariedad del ocupante, genera escalofríos. Ha dibujado el perfil de un asesino que no deja nada al azar para que no quede duda alguna sobre la personalidad de tal psicópata que ha perdido, si es que la tuvo algún día, la noción del bien y del mal.
Una novela impactante por su dureza que te mantiene en vilo sin descanso cuyo final merece la pena analizarlo repetidamente y no por eso se le encontrará una clara explicación y sin embargo o quizás por eso de lectura fascinante.

Georges Simenon nació el trece de febrero de 1904 en Lieja, Bélgica y murió en Lausana, Suiza , el cuatro de septiembre de 1989. Estudió en los jesuitas y más tarde en el colegio Saint Gervais, sin embargo pronto aborreció a unos y a otros y colgó los estudios. A los dieciséis años entra a trabajar como reportero en La Gazette de Liege con el que acumula experiencia en el ambiente nocturno de la ciudad, los bajos fondos y en temas policiales. A partir de 1929 y tras su estancia en Francia empieza a publicar convirtiéndose en escritor de éxito y publicando docenas de novelas, entre las que destacaron las correspondientes a su personaje más famoso: el comisario Maigret. Publicó bastantes novelas con diferentes seudónimos.

Otras obras

El gato
La casa del canal
El caso Saint Fiacre
El círculo de los Mahé
El arriero de “La Providence”
El muerto de Maigret
El perro canelo
Los hermanos lacroix
Pietr, el letón
La noche de la encrucijada
Los vecinos de enfrente
Liberty bar
Maigret en los dominios del coroner
Maigret tiende una trampa
Pedigrí

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s