De ratones y hombres. John Steinbeck



Título original: Of mice and men
Traducción: Román Jiménez
Editorial: EDHASA
Colección: Pocket-Edhasa
Fecha: 2007
páginas: 168
ISBN: 9788435034944

A Steinbeck no solo le tocó vivir la Gran depresión de hace casi cien años sino que también era un profundo conocedor del ambiente rural y de los duros aspectos de la vida de los agricultores y de los inmigrantes. Pero no tuvo ningún problema para,  utilizando su destreza innata, hermanar ambos datos, la pobreza y calamidad sufrida especialmente por las clases mas desfavorecidas por el fiasco económico y el sacrificio diario que requiere el trabajo del campo. Está claro que no hizo propaganda de ese ingenuo paraíso americano del que tanto se habla sino que se empeñó en sacar a la luz la parte más escondida, la oprimida en la que pululan todos los desprotegidos, el enfrentamiento entre clases sociales, la América racista, la de aquellos a los que se les niega toda esperanza. Con este panorama tan deprimente el autor escribió una gran novela, que  con el esqueleto de una obra teatral y un claro realismo se erige en una lectura muy estimable.
George y Lennie forman una pareja de peones siempre en camino, vagan por el país en busca de trabajo. Su ilusión es coger un puñado de dólares para poder comprar un terrenillo y montar una granja de conejos. George es el más avispado, el animador porque realmente cuida de Lennie, un grandullón de gran fortaleza y escaso conocimiento. Es evidente que su debilidad mental lo convierte en un ser dependiente, cuya fuerza sin control es siempre un problema. Pero mientras caminan y caminan, sueñan sin darse cuenta que son unos perdedores.
El rancho donde encuentran trabajo cambiará sus vidas. La convivencia con el resto de peones obliga a la defensa de cada milímetro de espacio, lo que unido a las provocaciones de la mujer del jefe, celoso y violento,  implica que los puños y la violencia estén siempre en primer plano. Una tensión que sin remedio conducirá a un final desgarrador y sorprendente.
Es sintomático que Steinbeck proponga un entorno masculino, violento pero de alguna forma controlable; parece querer decir: lo habitual entre machos y que espere a la aparición de la mujer como fruta tentadora para encender la chispa que provoca la explosión definitiva.
La técnica soberbia, el estilo cuidadoso y sin florituras pero no menos impactante permite narrar la crudeza, la tristeza y el dolor de un modo tan vital que convierte la lectura en un acto adictivo. Con cuatro trazos se obtiene una gran dimensión psicológica y teatral dando lugar a una novela sutil e impactante tan emotiva como atractiva y a la vez muy dinámica por sus diálogos diligentes, animados y vibrantes.
A pesar de usar un argumento tan sencillo toda la novela destila un aire de tragedia que no presagia nada bueno. Sabe combinar una amistad sin trabas frente al odio, la injusticia y el egoísmo que la mezquindad y la angustiante falta de recursos origina en el hombre.
Steinbeck muestra una América real, deprimida y marginal donde se ve crecer la desigualdad y la desesperanza, donde no pueden existir otras metas que la mera subsistencia, donde prima el odio y la envidia, caldo de cultivo para el abuso y la agresividad.
Aspectos ligados perfectamente a lo que trajo consigo la Gran Depresión allá por los años treinta del siglo pasado pero que se siguen manifestando en la marginación social y empobrecimiento de las clases trabajadoras de hoy día.
Una lectura fácil de entender y difícil de olvidar.

John Ernst Steinbeck, Jr. Nació el veintisiete de febrero de 1902 en Salinas, California y murió el veinte de diciembre de 1968 en Nueva York. Ganó el premio Nobel de literatura en 1962. Estudió literatura inglesa en la universidad de Stanford aunque nunca consiguió el título. Tuvo que emplearse en muy diversos y humildes trabajos, peón, jornalero del campo, albañil, etc. Empezó a publicar en 1929 y consigue el primer reconocimiento de la crítica a partir de 1935 con la novela Tortilla flat. Recibió el premio Pulitzer en 1939 con “Las uvas de la ira” y el Nobel le llegaría en 1962.

Otras obras
Tortilla flat
Las uvas de la ira
La perla
Al este del Edén
Viajes con Charlie
Por el mar de Cortés
La luna se ha puesto

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s