Un amor. Sara Mesa


 


Editorial:
Anagrama
Colección: Narraciones Hispánicas
Fecha: 20
20
páginas: 1
92
ISBN: 97884
33999030

 

Sara Mesa se va concretando de forma suculenta con cada una de sus obras y así sin tropiezos asegurando cada  paso antes de darlo se va haciendo un hueco en el panorama de las letras escritas en el que tarde o temprano ocupará un lugar de honor. Sigue claramente en su particular rifirrafe con la ambigüedad expresada, en este caso, por un lado en el combate psicológico de una pareja claramente atípica y por otro en el deambular de una mujer inestable. Otra mujer que necesita definirse y no sabe cómo y sin embargo descubre aspectos de su naturaleza que nunca habría sospechado, todo un descubrimiento y no siempre para dar saltos de alegría.
Una historia llena de matices en la que sobresale, de nuevo, el gobierno preciso de los silencios que aportan toda la luz que requiere una relación tan personal y tan obsesiva. Un conflicto desconcertante contado con una ejemplaridad que todo aquel al que le guste la lectura y la literatura agradecerá.
Nat es una mujer joven que ha dejado la ciudad para instalarse en un pueblecito, La Petaca,  en medio de ninguna parte y alejado de la civilización, ¿huye de algo?, quién sabe. Aparenta que busca algo nuevo que de sentido a su vida, como todo aquel al que se le han acabado las ideas y los medios para continuar la anterior.
La Petaca consta de unas cuantas casas aquí y allá, su gente está aunque se la ve poco. Constituye un paraje un tanto singular y quizá poco propicio para una mujer que no tiene muy claro lo que quiere, todo está recubierto de una horrorosa e insoportable tristeza. No hay pistas de lo que ha dejado Nat, es más lo que no se dice que lo que se ve pero ello no es óbice para que  se tenga que enfrentar a un cúmulo de situaciones no previstas a las que responde de una forma que nunca hubiera imaginado.
Se acoquina ante las malas formas del casero, se activa sexualmente ante “el alemán”, un enigmático hombretón que parece de vuelta en la vida, ejerce de cuidadora de unos vecinos necesitados e incluso intenta educar a un perro maltratado y por tanto huidizo. De cualquier manera inicia una travesía  inesperada y tortuosa que provoca las heridas necesarias para fortalecerse y aprender a caminar por un mundo lleno de trampas. Tras unos meses en La Escapa no se han resuelto los interrogantes que amenazaban al comienzo de esta aventura pero si que está claro que Nat ha cambiado.
Sara Mesa señala de pasada, aunque no sea objetivo de la obra, cómo el medio rural no es un paraíso en el que la tranquilidad social facilita la meditación con la que alcanzar un paraíso de felicidad tal y como se vende tan descaradamente. No, el cambio de medio en sí mismo obliga a un nuevo rumbo que implica una lucha contra las convenciones sociales. Por contra aparecen actos, eventos, costumbres, personajes con los que habrá que convivir y que muy probablemente pondrán de manifiesto  aspectos de la personalidad desconocidos hasta ese momento.
Como en anteriores novelas, juega y planifica los silencios, el miedo, la imaginación que anda siempre suelta, la mecánica narrativa que siembra la inquietud propia de una intriga, nada excesivo pero todo encaminado a dar escenario a las dificultades del alma, a forzar a un ser dubitativo a posicionarse obligándolo a andar por caminos impensados. Una manera de poner en la palestra la inconstancia e inseguridad de la sociedad y por tanto de sus personajes.
Arma un marco para evidenciar la inestabilidad de la moral de los personajes cuyas actitudes y opiniones transitan por un filo muy inestable dominado por las dudas y el equívoco. En ese marco extraño, impreciso y exigente en el que se desarrolla la historia, la narración, bajo un estilo directo y libre, permite a la autora utilizar toda su pericia para alcanzar una excitante tensión narrativa mientras que da a entender que lo mejor está por llegar.
Por el tono que da a sus novelas se está convirtiendo en una narradora moralista pero también poseedora de una excelente imaginación para a plantear unas relaciones equívocas con las que meditar acerca de los problemas del alma no solo evitando el aburrimiento sino que despierta la necesidad de leerla de un tirón. Una lectura que compensa con creces el tiempo dedicado.

Sara Mesa. Aunque nacida en Madrid en 1976 ha vivido toda su vida en Sevilla. Es licenciada en Ciencias de la Información. No solo ha escrito novela sino cuentos y poesía también.

Otras obras

Cuatro por cuatro
Un incendio invisible
Cara de pan
El trepanador de cerebros
No es fácil ser verde
La sociedad del galápago
Cicatriz

 

Un pensamiento en “Un amor. Sara Mesa

  1. Tal como planteas esta ” periodista” Tiene “gancho” pues eses afán por terminar la novela que estás leyendo no es lo habitual. Gracias por tus acertadas críticas. Mil abrazos

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s