La tregua. Mario Benedetti



Editorial: Debolsillo
Fecha: 2015
Páginas: 208
ISBN: 9788490626726

Ocurre con frecuencia que las neuronas de muchas personas se quedan adormiladas olvidándose que la búsqueda de la felicidad, o el vivir el presente con ilusión y sana alegría requiere de su estimulante participación. Con tal amodorramiento es fácil caer en barrena al precipicio donde reina el aburrimiento, el tedio, la desgana, la indiferencia y todo lo que lleva a aceptar una existencia insulsa y lamentable.
En La tregua, Mario Benedetti desarrolla con fino ingenio una historia común en la que se enfrentan las dos versiones, la vida rutinaria donde los días se repiten uniformemente sin recompensa alguna y , por contra, una existencia ilusionante llena de perspectivas amables en la que el amor ejerce de motor esencial.
Una novela breve en la que la poesía que discurre entre sus líneas le proporciona luz propia y en la que las acertadas reflexiones expresadas con tanta naturalidad como perspectiva le dan un brillo especial. Otra joya de la literatura universal.
Martín, a sus cincuenta años, contempla su próxima jubilación con cierto temor ante la cantidad de tiempo libre que se le viene encima. Viudo desde hace veinte años, comparte vivienda con tres hijos ya crecidos con los que mantiene una vaga relación y se ha sumido en una existencia anodina. Su carácter, apocado y conformista, le mantiene atado a una rutina laboral y social vacua y sin ilusiones. El estímulo no existe en su vocabulario. Pero la vida siempre ofrece alguna oportunidad y en su caso se llama Laura. Una joven con la que, una vez vencidas todas las barreras que su apagada y triste personalidad le imponen, se lanza a vivir un amor inesperado, leal y honesto, que le abrirá horizontes insospechados. Pero ojo, no cantar victoria, pues, por duro que parezca, grandes expectativas suelen traer grandes decepciones y amor y dolor suelen ir juntos en proporciones parejas.
Las reflexiones de Martín son un compendio natural de las cicatrices que quedan en la persona con el paso del tiempo: las cadenas que imponen los recuerdos, los temores que engendra el pensar en  la muerte, la tristeza que los sueños no cumplidos horada el alma, los lamentables condicionantes que impone la sociedad. Pero cómo enfrentarse a la realidad ¿hay que pasarse la vida suspirando por un éxtasis de gozosa felicidad? O simplemente ese ansiado éxtasis se corresponde mejor con algo sencillo y cotidiano tal y como lo propone el propio Martín: “ esa rebanada de cotidianidad, era el grado máximo de bienestar, era la Dicha. Nunca había sido tan feliz como en ese momento…”
El autor elige el diario como forma narrativa, una manera inteligente de conseguir que el narrador cuente su día a día desde el plano más intimista, leal y honesto eliminando así cualquier escudo hipócrita para sus problemas y a la vez dotando al relato de la verosimilitud propia de un hombre que encaja perfectamente en el mundo real.
Aprovecha el momento de intimidad  para traer a colación el recuerdo de su mujer muerta hace veinte años, aquel amor más físico que espiritual, a sus hijos y la pobre relación con ellos, la escasez de amigos, el trabajo tedioso y repetitivo, en fin un conjunto de cosas que sirven para comprender la vida y carácter de este aparentemente insulso protagonista. Con la misma serenidad es capaz de describir su enamoramiento tardío, sus dudas, su timidez, su miedo al ridículo, su explosión de felicidad.
Una obra hermosa sobre la evolución emocional de un hombre encogido en sus temores, que reclama la atención jubilosa hacia lo que ofrece el presente contra la obsesiva obcecación de tirar la vida que pasa mientras se trata de ver el futuro.
Una lectura que gana en interés conforme se acompaña a Martín en sus momentos de soledad y con el que se establece una relación de amistad apoyándole en sus momentos de dudas y en sus mementos de dolor. Una lectura que goza de una prosa fácil y sencilla en la que prima belleza que aportan  las dotes del gran poeta que es Benedetti. Y con todo ello un mensaje evidente a primera vista dada la clara plasticidad de su exposición: aprovecha las oportunidades que da la vida, coge al amor que pasa a tu lado en vez de mantener a las neuronas empeñadas en prever un futuro que tal vez no llegará.
Una magnífica lectura.

Mario Benedetti Nació en Paso de los Toros, Uruguay el catorce de septiembre de 1920 y murió el diecisiete de mayo de 2009 en Montevideo, Uruguay. ejerció diversos empleos hasta 1945 año en el que empezó su dedicación a las letras integrándose en la redacción del semanario Marcha y los diarios La Mañana, El diario, Tribuna Popular. Destacó en muchos géneros, poeta, novelista, dramaturgo, cuentista y crítico. Activista político en contra de las dictaduras en Uruguay y toda latinoamérica.

Otras obras
Canciones del que no canta
Quién de nosotros
Gracias por el fuego
El cumpleaños de Juan Ángel
Primavera con una esquina rota
La muerte y otras sorpresas
La borra del café
Andamios
Poemas de amor

 

Un pensamiento en “La tregua. Mario Benedetti

  1. Cada día nos sorprendes más con tus acertadas opiniones literarias. Eres un hombre grande y sabio. Un abrazo,

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s