La tercera virgen. Fred Vargas



Título original: Dans les bois éternels
Traducción: Anne Helene Sárez Girard
Editorial: Siruela
Colección: Nuevos Tiempos 116
Fecha: 2008
páginas: 396
ISBN: 9788498411614

No se necesita conocer quien es el autor de esta novela, basta con leer una docena de hojas para identificar, sin temor a equivocarse, que Fred Vargas se ha decidido a construir un prometedor enigma y que se convertirá en un vistoso caleidoscopio. He aquí otra frondosa historia, difícilmente verosímil y engalanada con tantas pistas y tantos personajes que reclama con urgencia un cuaderno y un lápiz para poder seguir su curso sin perder de vista cada detalle. Porque ahora ya sabemos que tanto unas como otros son importantes y necesarios.
Y así es, efectivamente, Adamsberg arrastrado por su instinto visionario, se ve envuelto en un nuevo, jocoso, fantástico y embarrado misterio que lo hará deambular por caminos tan increíbles como fantasmagóricos por los que podrá poner en práctica sus absurdas intuiciones, soslayar  sus frecuentes fracasos y persistir en su trabajo sin descanso hasta encontrar  una solución, sin duda,  admirable.
Ante un conjunto escénico tan abigarrado, tan caótico, tan irracional, tan divertido  la primera sensación que nos asalta es la de total incredulidad. No es posible que semejante enjambre tan difuso pueda funcionar. Sin embargo tras la tensión y ansiedad que genera un desarrollo premeditadamente lento y un tanto farragoso, surge brillante como el amanecer una realidad apasionante que se va delimitando con claridad pues cada indicio, por incongruente que parezca, empieza a encajar con total precisión hasta mostrar un final no por intuido menos notable y  estremecedor.
Dos jóvenes sin techo aparecen perfectamente degollados. Todo indica que es el resultado de un ajuste de cuentas en torno al mercadeo de la droga. Pero el hecho de que aparezca tierra en las uñas de los dos cadáveres le hace sospechar a Adamsberg que hay algo más y decide hacerse cargo del caso a pesar de las reticencias de la brigada antidroga. No tarda en aparecer un  siniestro asesino, “la sombra”, que se mueve entre lo fantasmagórico y una  fórmula medieval que asegura la inmortalidad.
Era esperado, no puede faltar el  elemento mágico que se incorpora al relato con obediente aquiescencia del lector. Los textos sagrados ilustran la fabricación de una pócima mágica que requiere unos componentes muy específicos y complejos pero con un premio definitivo.  Un truco más para desplegar tentadoras alternativas ante unos ojos  policíacos que no son capaces de entender que están ante lo más evidente y repulsivo del ser humano: la venganza.
A esas alturas el lector es presa de un fuerte estrés  por hilvanar cada uno de los detalles aunque intenta aparentar frialdad y ocultar la prepotencia que supone pensar que tiene la solución en la mano. Se equivoca, no va a conocer la verdad hasta que F. Vargas lo decida previo paseo por caminos inimaginables, cada vez más sugerentes hasta que en el punto de máximo deleite le agarra por el cuello y lo baja del pretencioso mirador desde el que pretendía descifrarlo todo.
tampoco falta un nuevo personaje, el teniente Veyrenc que por supuesto aporta sus propias peculiaridades que lo hacen digno de un equipo compuesto por elementos bastante raros. Procede de la montaña,  pelo rojizo, taciturno y tiene la habilidad de expresarse en versos alejandrinos y como remate se convierte, al menos en esta historia, en un contrincante del comisario con el que mantiene las espadas en alto en tanto no se aclare un altercado, no baladí, de su época infantil.
Una obra que contiene todas las peculiaridades habituales con las que componer una historia original y  estimulante, a la que no le falta un componente de humor muy acertado y sabiamente distribuido entre las diferentes situaciones que se dan y unos chispeantes diálogos. Un acierto total como lectura y como sistema de descompresión con el que cualquier encierro pasará desapercibido.

 

Fred Vargas. Seudónimo de Frederique Audoin- Rouzeau, nacida en París el siete de junio de 1957. Es arqueozoóloga e historiadora de formación. Popular escritora de novela negra famosa por la serie del comisario Adamsberg.

Otras obras:
Los juegos del amor y de la muerte
Los que van a morir te saludan
Serie : Los tres evangelistas
– Que se levanten los muertos
– Más allá, a la derecha
– Sin hogar ni lugar
Serie: Comisario Adamsberg
– El hombre de los círculos azules
– El hombre del revés
– Los cuatro ríos
– Fluye el Sena
– Bajo los vientos de Neptuno
– La tercera virgen
– Un lugar incierto
– El vendedor de estropajos
– El ejército furioso
– Tiempos de hielo
– Huye rápido, vete lejos
Cuando sale la reclusa

 

Un pensamiento en “La tercera virgen. Fred Vargas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s