Veinticuatro horas en la vida de una mujer. Stefan Zweig



Título original: Vierundzwanzig Stunden aus dem Leben einer Frau
Traducción: María Daniela Landa
Editorial: El Acantilado
Colección: Narrativa del Acantilado
Fecha: 2001
páginas: 104
ISBN: 9788495359391

El ser humano es tan ingenuo o tan soberbio que se cree dueño y señor de sus actos, perfecto dominador de sus impulsos y entusiasmos confiando en la educación recibida y en las convenciones sobre las que se asienta su personalidad, mientras desprecia el poder y la fuerza con que actúan las propias emociones que en el momento menos pensado lo precipitan a un abismo insospechado. Stefan Zweig explora, en esta breve novela, con gusto exquisito las zonas de la idiosincrasia femenina relativas al amor y la protección en las que se suelen gestar tantas tensiones y dilemas que tienen lugar en las relaciones personales.
La huida de una mujer con un joven desconocido abandonando al marido y los hijos, levanta un tenso debate entre los contertulios de una pensión de la Riviera francesa por las serias diferencias de opinión que se generan entre unos y otros.
Más tarde Mrs. C ,uno de los tertulianos, le cuenta a nuestro narrador su propia historia para aportar datos concretos que proporcionan toda la claridad que requiere un comportamiento  tan alarmante, dejando claro que las apariencias, normalmente deformadoras de la realidad, son siempre engañosas. Ella misma, hace años, vivió un episodio similar en tan solo veinticuatro horas; intensas y agobiantes horas que dieron al traste con las rígidas convicciones en las que se asentaba su vida desde la ya lejana muerte de su marido.
Un relato emocionante de una mujer que, obsesionada por descargar el peso amargo que la acompañó toda la vida, víctima de una pasión desbordante e imposible de controlar, ha encontrado el momento adecuado para dar salida a la presión soportada hasta alcanzar una liberación que le permitirá proseguir el íntimo y silencioso camino que eligió en su día.
Una descarga irrefrenable, realizada a un ritmo persistente donde no hay lugar para reposo alguno sino necesidad de llegar a su término cuanto antes mejor para poder disfrutar de un merecido y relajante  descanso.
Stefan Zweig despliega su profundo conocimiento de la sensibilidad femenina para materializar y hacer transmitir el dolor que una persona ha llevado comprimido en su alma durante muchos años por un exacerbado sentimiento de vergüenza.
Un alegato que carece de la profundidad manifestada en “Cartas de una desconocida” porque se limita a comentar cómo un fogonazo pasional provoca una cerrazón difícil de controlar, una obcecación que no permite ver más allá de la ilusión despertada en un instante de fascinación que ilumina el sueño de un paraíso activado tras un instinto maternal, siempre presente en el universo femenino, que protege al que considera indefenso  pero que pasa sutilmente a convertirse en un enamoramiento irracional.
Resulta alarmante comprobar como una persona observadora, reflexiva cae inocentemente en las redes de un ser enfermo que irradia pena, que suscita ayuda pero que en el fondo no es más que una víctima de un vicio, de la droga en que se ha convertido el juego.
Narración conmovedora en la que con la solidez que le caracteriza, el autor despliega todo su potencial para hablar de la moralidad , de las convenciones sociales, de los estigmas femeninos e incluso de la infidelidad, con sencillez, aplomo y delicadeza. Toda una demostración de la categoría de este autor para describir el dolor inconsolable de una sensata mujer a la que se cruzaron los cables un día cualquiera.
Una historia que cumple con su visión de la escritura pues consigue mantener un alto nivel con un ritmo frenético que arrastra al lector hasta que se llega al punto y final.

 

Stefan Zweig. Nació en Viena el 28 de noviembre de 1881 y murió en Petrópoli, Brasil el 27 de febrero de 1942. Obtuvo el doctorado en Filosofía en la Universidad de Viena y realizó diversos cursos en Historia e la Literatura.Activista social, se opuso a las intervenciones de Alemania en las dos guerras. Se exilió primero a Londres y posteriormente a Brasil donde se suicidó junto con su segunda esposa. Escribió relatos, novelas y biografías.

Otras obras.

Novela de ajedrez
Carta de una desconocida
Amok
El amor de Erika Wald
María Antonieta
María Estuardo
El mundo de ayer
Romain Roland, el hombre y su obra
Ardiente secreto
Veinticuatro horas en la vida de una mujer
La callejuela a la luz de la luna
Mendel el de los libros
Miedo
Joseph Fouché. Retrato de un hombre político
Momentos estelares de la humanidad
Tres maestros
Viaje al pasado
Magallanes. EL hombre y su gesta

Un pensamiento en “Veinticuatro horas en la vida de una mujer. Stefan Zweig

  1. Pingback: Aislamiento poético | UNA ADICCIÓN INNECESARIA

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s