EL sueño eterno. Raymon Chandler


Título original: The big sleep
Traducción: José Luis López Muñoz
Editorial: Debolsillo
Fecha: 2013
Páginas: 368
ISBN: 9788490328552

Y así empezó la creación, la de la nueva era de la novela negra, con un buen detective apoyado en principio éticos que rara vez se dan en la especie “ detectives-inspectores”, insensible al dinero, profesional a prueba de bombas y por su puesto con las habilidades que le proporciona su creador, en resumen como decía el propio Chandler: todo un hombre de honor. Alejado de fantasías heroicas, sin necesidad de alcanzar el estado alcohólico habitual ni arrastrar consigo un trauma personal más interesante que la propia trama, y  a pesar de todo ello trabaja sin descanso  y resuelve con eficacia, con elegancia teñida de cierta arrogancia  y aires de perdonavidas. Todo ello rezuma realidad. Ese elemento es Philip Marlowe.
Él mismo narra una historia que se va complicando conforme consigue abrir puertas en una investigación en la que nada es lo que parece. Cada nueva información conduce a una nueva historia que complica la inicial con el evidente ánimo de dificultar el seguimiento de la trama. Contratado por el general Sternwood que, aún en los que parecen sus últimos días en este mundo, intenta componer los desafueros que comenten sin conciencia alguna sus hijas, que más bien son dos dolores crónicos para los que todavía no existen los calmantes adecuados. Pero lo que se empieza por un supuesto chantaje se engrosa con juergas, deudas, juego, un punto mafioso e incluso algún que otro asesinato. Y ahí está Marlowe, siempre frío, solitario, duro, persistente, chulesco, siempre honesto que no parará hasta que él considere resuelto el desaguisado. Genial.
Raymond Chandler describe los escenarios con el punto de credibilidad impecable y con la pimienta necesaria para criticar los usos y costumbres de la sociedad de la época. Define los personajes con trazos precisos, los justos para su presentación, para encajarlos en el entorno de la trama, con sus vicios y virtudes pero también  con los contraluces que aportan unos comportamiento imprecisos y contradictorios para sumar  intriga e interés. Y redondea el conjunto con unos diálogos modélicos, secos pero divertidos pues la chispa que luce el detective le permite respuestas inmediatas, ingeniosas o insolentes que paralizan a su  interlocutor e incluso al lector.
Su escritura está salpicada de frecuentes comparaciones que denotan una exquisita imaginación y que resultan siempre esclarecedoras de la personalidad de Marlowe y  una muestra evidente de la capacidad estilística del autor y su aportación a este tipo de novela con una prosa directa y elegante.
No se queda atrás con el juego psicológico que se gasta insinuado con finura entre sus descripciones, tanto da que sea del invernadero del general como de la sala de juegos o del propio despacho del detective, mezcladas con las continuas reflexiones que va desgranando Marlowe para lograr una revisión eminentemente ética de la realidad con la que dar un buen repaso a una clase social que tras los reflejos del dinero y su opulencia se esconde un cúmulo vergonzoso de corruptelas.
Una historia bien resuelta abusando de la perspicacia y tozudez de Marlowe aunque deja algún punto negro sin resolver como un desliz en honor de los lectores más avispados. Poco importa donde el ingenio, el carácter, la atmósfera y el talento desborda todos los límites para proporcionar una lectura impecable, imprescindible dirán los amantes de la novela negra pero siempre será muy recomendable para cualquier lector con ganas de disfrutar de buena literatura.

 

Raymond Chandler nació el veintitrés de julio de 1888 en Chicago y murió el veintiséis de marzo de 1959 en San Diego Estados Unidos. Estudió en Inglaterra en el Dulwich College. Pasó por el periodismo, negocios con petroleras antes de dedicarse a la escritura. Creador del detective Marlowe, revolucionó la intriga y trama policíaca creando un estilo nuevo que renovó el género negro incorporando una prosa elegante.

Otras obras
La violencia es lo mío
El simple arte de escribir
Playback
El largo adiós
El simple arte de matar
La hermana pequeña
Perdición
La dama del lago
La ventana alta
Adiós muñeca
El sueño eterno
Asesinos bajo la lluvia

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s