La intermitencia. Andrea Camilleri


Título original: L’ intermittenza
Editorial: Salamandra
Traducción: Carlos Mayor Ortega
Colección: Narrativa
páginas: 196
Fecha: 2018
ISBN: 9788498389029

En la despedida de Camilleri qué mejor responso que participar con la lectura de uno de sus libros. La elección ha recaído en uno no protagonizado por Montalbano ya que no todo su esfuerzo creativo se dirigió hacia la novela policíaca. Eso sí, fiel a sus ideas, vapulea a todo el personal denunciando  la corrupción conocida, permitida y oficializada  que se mantiene siempre activa en nuestra sociedad como una resistente infección  a todos los antibióticos conocidos. La obra es una muestra más de que sus muchos años y su ceguera no pudieron impedir su necesidad de escribir aunque, en esas condiciones, más fuera un divertimento personal y de denuncia social que incentivo literario. Y, por supuesto, manifiesta una perfecta solvencia en la tarea aunque sea fuera del “habitat Montalbano”.
Mauro es un alto ejecutivo que dirige un importante conglomerado industrial. Goza de gran prestigio entre los de su clase y manifiesta una clara falta de escrúpulos como es habitual entre ellos. Ha decidido absorber una empresa, una operación con la que trata de mejorar todavía más su posición y además le proporcionará, bajo mano, un buen enriquecimiento particular. Sin embargo se ciernen dos amenazas sobre su plan. La primera su salud: desde hace un tiempo sufre unos lapsus intermitentes que lo desconectan totalmente. La segunda se cuela  por el lado personal: su leal ayudante, Guido, se lía, ayudado por su interés por la poesía, con su mujer, Marisa, tonta hasta el punto de no advertir que no pasa de ser un mero entretenimiento sexual. Dos amenazas que lo distraen de su retorcido proyecto.
Camilleri acomete un tema que se ha dado con mayor o menor fortuna (¿o publicidad?) a lo largo de los siglos pero que ha saltado a la palestra en los últimos tiempos. Le basta con la eficacia de su creatividad para plasmar sus ideas con diligencia, sencillez y una plasticidad aplastante. Su conocido estilo le sirve para crear  una novela ligera, ágil, bien escrita, con un argumento conocido y nada complicado desarrollado con un ritmo elevado, ni siquiera trata de profundizar en aras de una intriga mayor para evitar una extensión del tema, a todas luces innecesaria.
Expone la corrupción que existe en la sociedad, con una claridad impactante, remarcando que  no solo se da al más alto nivel económico o político, auténtico monstruo devorador de derechos, sino que cualquier estrato de la ciudadanía está dispuesto a participar en el festín. Todos los actores de este drama tienen doble cara, todos están dispuestos en busca del favor o del beneficio posible, por muy inmoral que sea. Huye claramente de plantear un enfrentamiento entre el bien y el mal, no , aquí solo se escribe sobre la realidad de la vida ordinaria donde los poderosos siempre ganan.
Incluye algún arabesco fruto de su sentido del humor, su ironía y no menos ácido cinismo indicando la falta de libros en el ambiente directivo tan centrado en dirigir empresas, fusiones, en eliminar puestos de trabajo y por encima de todo sacar tajada personal y sin embargo desliza la necesidad de la poesía para seducir con facilidad pasmosa, a la esposa del jefe.
Personajes pobres pues  la ausencia de presentación obliga a caracterizarlos  por su comportamiento ya que el autor ha querido poner los focos sobre la corrupción, el resto resulta accesorio.
Jugosa novela que con su brevedad le basta para ejercer de altavoz de un pregón dirigido a denunciar la corrupción que reina en nuestro entorno pero que también contiene los elementos suficientes para garantizar el entretenimiento del lector.

Andrea Camilleri, nacido en Porto Empedocle, Sicilia el 6 de septiembre de 1925. Sus primeros pasos los dedicó a ejercer como guionista y como autor teatral, llegando a impartir clases en la Academia de Arte Dramático de Roma. Sin embargo no le llegó la fama hasta que inició la serie del comisario Montalbano.

Alguna de sus obras:

La joven del cascabel
El beso de la sirena
Una voz en la noche
El guardabarrera
Un hilo de humo
La temporada de caza.
Un filo de luz
La danza de la gaviota

Un pensamiento en “La intermitencia. Andrea Camilleri

  1. Dn Julián: sus fans literarias de Tarazona le envían un cariñoso saludo y le felicitan po r su blog fanástico. Esperan saludarle este verano, y yo también. Este blog tiene “gancho”

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s