Primer amor. Iván Turguénev


Título original: Первая Любовь
Traducción: Natalia Dvórkina
Editorial: Alianza editorial
Fecha: 2007
páginas: 128
ISBN: 9788420666938

El título lo dice todo no dejando  margen para las sorpresas. Una obra sencilla desarrollada en una época que, a ojos de hoy, resulta empalagosa pero que incide en todos los parámetros básicos del género. Tan clásica como romántica en la que predomina, como no puede ser de otra manera, la idealización del ser querido aún a costa de la propia humillación.
El autor se recrea con complacencia en las fases previas del amor donde lo imaginado está muy por encima de la realidad y alejado del más simple raciocinio hasta que se alcanza la imagen idealizada de la otra persona y se intuye, por cualquier vestigio por pequeño que sea, una utópica correspondencia de sentimientos.
Vladimir a sus dieciséis años está preparando los exámenes cuando descubre en su vecina, la princesa Zenaida, la viva imagen de la sensibilidad, el encanto y la delicadeza. Ha quedado deslumbrado por no decir noqueado ante su proximidad y comienza a preparar cualquier tipo de acercamiento con el que calmar su amor. Momentos de fuerte imaginación que se asimilan sin dificultad alguna a un estado de felicidad sublime. Ciego ante la evidencia, no se da cuenta de que ha caído embelesado en el aura de una elementa voluble y caprichosa, frívola y aprovechada pues habiéndose percatado del embobamiento del chico se entretiene con él, se ríe y abusa sin compasión para alcanzar su objetivo sin reparo alguno al daño que puede causar a un sentimiento tan sencillo y tan puro. Vladimir es incapaz de advertir que los tiros van por otro sitio pues actúa como mero cebo para los propósitos de la dama y no ve que su rival lo tenía más cerca de lo imaginado.
O sea una historia muy convencional, clásica y embebida en el romanticismo de la época que adquiere porte y brillo en cómo la cuenta Turguenev. Su capacidad para analizar a las personas, tanto al imberbe e ingenuo Vladimir como a la veleidosa, irritante y humillante Zenaida,  le permite transcribir los sentimientos de una manera elocuente. Aspecto que unido a la gráfica  descripción del entorno social en el que se desarrolla, al patético comportamiento del círculo de aduladores de la princesita en cuestión, junto con los juegos y los diálogos  le confieren todo el atractivo e interés necesario  para cautivar al lector. Un desarrollo esperado pero que permite abstraerlo del momento en que tiene lugar para comprobar sin duda alguna que los sentimientos no cambian con los tiempos ni las costumbres.
Una buena lectura que permite acceder a la estupenda literatura rusa del siglo XIX de una forma encantadora y para los que ya la conozcan resultará un perfecto divertimento.

 

Ivan S. Turguénev. Nació el nueve de noviembre de 1818 en Oriol, Rusia y murió el tres de septiembre de 1883 en Bougival, Francia. Estudió en la universidad de Moscú y también en la de San Petersburgo especializándose en Literatura Rusa. Sus viajes y estancias en Europa  influyeron decisivamente en su escritura diferenciándolo de otros clásicos como Dostoiesky y Tolstoi. Comprometido y beligerante con los cambios sociales que se iniciaban en Rusia especialmente con la condición de siervo por lo que fue perseguido y censurado en tiempos del Zar Nicolás II.

Otras obras.
Nido de nobles
Padres e hijos
Rudin
Humo
En vísperas

Un pensamiento en “Primer amor. Iván Turguénev

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s