Las hijas de otros hombres. Richard Stern



Título original: Others men’s daughters
Traducción: Laura Salas
Editorial: Siruela
Colección: Nuevos Tiempos
Fecha: 2019
páginas: 246
ISBN: 9788417624378

Ante una obra que se desliza por las pendientes del clásico triángulo amoroso sería fácil caer en la tentación de considerar que se asiste a un análisis más acerca de las sinuosidades del amor en pareja. Sin embargo si es seguro que no se trata del último no lo es menos que asistimos a uno especial, singular y diferente. No se escapa a la consideración del amor, del enfrentamiento, de la pasión, de la necesidad, de la decepción, de la ingenuidad, son tantas las sendas diferentes que resulta inevitable exponerse al acecho de nuevas miradas. Richard Stern aporta una visión profunda con la que evita contar una historia tan manida, para reflejar  la evolución de los personajes ante las nuevas emociones que surgen y que habían permanecido desconocidas hasta ese momento, con el poder de hacer cambiar la primera impresión.
A sus 42 años Robet Merriwether es la imagen ejemplar de la felicidad  en la comunidad conservadora a la que pertenece. Eran los años de la década de los sesenta del siglo pasado que, dormidos y complacientes, no veían  venir a un ritmo imparable la revolución de las costumbres, la libertad, la individualidad, la nueva sexualidad…,. Robert se ha ganado cierto prestigio en el ámbito universitario y pasa por ser el claro exponente de una familia modélica. Por eso choca, siembra las dudas el hecho de que se deje seducir con tanta facilidad por una joven que no mira donde pisa sino que se entrega a sus instintos sin pensar en las consecuencias, no hay más futuro que el presente. Es lo que prescribe la nueva filosofía de vida.
Todo indica que en ese escenario existe un sótano que Robert no ha ordenado hace tiempo. Así el día que enciende la luz se ve obligado a tomar decisiones lógicas e inapelables que le conducirán a descubrir aspectos y emociones que no había previsto y que le harán reflexionar.
Sorprende la perplejidad que surge ante los acontecimientos, el despertar de nuevos sentimientos propiciados por un divorcio que a todas luces resulta inapelable. Ahí están como por arte de magia la fuerza de la familia, el odio, la querencia por los hijos cuando no arma arrojadiza, las dudas sobre la realidad del nuevo amor.
Una obra que puede parecer previsible en un principio pero que resulta original y generosa en su desarrollo consecuencia clara del modo de escribir. Logra con habilidad objetivar la historia central para, con sabiduría,  permitirse elaborar una elegante transcripción de la vida, de las formas de la sociedad, de convertirla en un símbolo.
El autor hace un trabajo que evidencia comodidad, lo expone con una expresividad natural y emotiva y maneja un lenguaje determinante que da lugar a una prosa densa, objetiva y conductora de una evolución dramática por momentos. Ni juzga ni define pero hace un desglose emocional preciso y estimulante que conduce a un mundo de reflexiones. No entra en los recovecos del triángulo amoroso sino que prefiere dedicarse a profundizar en los componentes del mismo y sus cambios de mentalidad.Recoge a la perfección un momento clave de la sociedad. Una época en la que el choque de generaciones y la sublevación de emociones provocó un terremoto en las costumbres y los conceptos morales que hasta ese momento regían la existencia.
Una narración diligente, atractiva y bien estructurada. La primera parte se dedica a la presentación tanto del hombre en su nube como de la sociedad en la que se siente acogido pero también deja las perlas adecuadas que hacen entrever que no todo es miel sobre hojuelas, que la imagen del matrimonio no es la adecuada sino que la relación languidece sin remisión aunque se mantenga un cierto calor familiar amparado básicamente en los lazos que aportan los cuatro hijos. Posteriormente la fuerza narrativa recae en la seducción del macho y su adaptación personal. Para finalmente recrearse con fuerza y pasión en la ruptura matrimonial pero con acento maestro en las consecuencias personales, los nuevos sentimientos, los descubrimientos y las  dudas personales. Un análisis pormenorizado de la destrucción de un matrimonio centrado en los cambios de las emociones y en la moralidad de los individuos.
Una novela magnífica, sutil que impresiona porque narra con un tacto especial y por la humanidad que contiene entre sus líneas lo que se traduce en una lectura tensa  pero encantadora. Un claro exponente de los libros que se caracterizan por tener una buena escritura. No es tan importante lo que se cuenta sino como se cuenta.

Richard Stern, nació el veinticinco de febrero de 1928 en Nueva York y murió el veinticuatro de enero de 2013 en Tybee Island, USA. Se graduó en la Universidad de North Carolina y posteriormente obtuvo el MA en Literatura Inglesa en la Universidad de Harvard. Trabajó como profesor en diferentes universidades del país hasta que llegó a la de Chicago en la que permaneció cuarenta años.

 

Un pensamiento en “Las hijas de otros hombres. Richard Stern

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s