Lo que arraiga en el hueso. Robertson Davies


Título original: What’s bred in the bone
Traducción: Concepción Cardeñoso Sáenz de Miera
Editorial: Libros del Asteroide
Fecha: 2009
páginas: 496
ISBN: 9788493659769

Si en la primera parte de la trilogía de Cornish, Ángeles rebeldes, Robertson Davies  se explayó sin contemplaciones y con mucho humor sobre los recovecos ciertamente retorcidos del entorno universitario de Toronto y se permitió  lanzar un sutil anzuelo para recobrar el interés por un admirado pero olvidado Rabelais, ahora en la segunda parte se desliza con señorío por mundo del arte. La pintura es el objetivo de sus sesudas disquisiciones, comparando lo  moderno y lo antiguo, en las que se incluyen a los falsificadores disfrazados de meros tramposos y aprovecha para reconvenir el deleznable expolio cultural que se realiza en toda guerra o siempre que se tiene ocasión para burlar a la ley.
Tras conocer las triquiñuelas exhibidas en Ángeles rebeldes por los tres albaceas que mangonearon con profusión de picardías los tesoros que acumuló en vida el mecenas Francis Cornish, ahora,  el autor ha decidido que toca conocerlo y lo describe con minuciosidad mediante una excelente y atractiva  biografía que comienza incluso antes de su nacimiento para seguir con una intrigante, original y extravagante infancia.
Lo primero es conocer sus raíces en el seno de una rancia familia en las profundidades de Canadá y el inesperado y comercial matrimonio de sus padres. Una niñez  que le marcó el camino a seguir en su vida pues la combinación de vivir bajo la amable y condescendiente  custodia  de sus abuelos maternos junto  con una pobre enseñanza rural pero convenientemente matizada por la dirección de la resabiada tía Mary Ben, un espíritu formidable escondido en un una menuda solterona, y  con su innata habilidad por el dibujo lo dirigirá a moverse con soltura y seguridad por el mundo del arte. Como guinda final se asiste a una sorprendente progresión de su capacidad para el dibujo bajo la tutela de un insólito embalsamador en el tanatorio de la localidad.
Semejante mezcolanza  constituye una base especial que le llevará por el campo del arte, aprenderá las técnicas básicas del dibujo primero y de la pintura después, asimilará con todo lujo de detalles  los métodos  de los imitadores, de los tramposos, de los falsificadores y se convertirá en un consumado experto en utilizar las técnicas pictóricas antiguas. Así hasta crear un personaje fascinante  en el que no faltan unos penosos devaneos amorosos y  una relación discreta con el espionaje inglés.
Un personaje único, seductor en todas su facetas, creativo, capaz de analizar sus posibilidades y elegir el camino que más le interesa a sus capacidades, sin embargo ingenuo en el amor aunque responsable con sus actos. Un hombre cuya sobrevaloración de los maestros prerrafaelitas y su falta de compresión de las tendencias modernas de la pintura lo llevará por los límites de la falsificación pero también por la afición a coleccionar obras de arte hasta la creación de un verdadero tesoro.
Al igual que en otras obras el autor usa con discreción pero con autoridad
su erudición con lo que confiere un interés especial a sus obras. En este caso trata con elegancia las técnicas de embalsamar y con profusión de detalles las técnicas de la pintura y muy especialmente la forma de imitar a los antiguos para entrar con autoridad en la diferencias y preferencias de Cornish entre el arte antiguo, prerrafaelita, y el moderno. Tampoco se corta en la exposición de sus ideas acerca del valor asociado a los grandes maestros frente al olvido inmisericorde de sus ayudantes. Todo ello dentro de los cánones clásicos de humor e ironía que domina a la perfección dándole a la historia un tono distendido y entretenido.
En todo momento se mantiene fiel a sus características,  con su ya conocida prosa tan potente y vital, tan irónica que le permite navegar con comodidad por unas historias en las que se relame con sutileza e ingenio para conseguir siempre una intriga perfecta con la que se gana el interés que requiere cualquier narración. Alcanza, sin prepotencia alguna, una adecuada mezcla de intelectualidad y sentido práctico consiguiendo entre unas cosas y otras que la lectura se convierta en una fiesta de la inteligencia.
Se permite teorizar sobre la calidad y el valor de las obras e incluso poniendo en cuestión la honestidad de los artistas cuando propone que la masa se deja seducir por lo novedoso sin tan siquiera entrar a considerar el verdadero valor intrínseco de las obras. Con su discurso parece jugar con el lector llevándolo en un plis plas de la credulidad sin barreras al escepticismo, dejándolo con la boca abierta y con todo ello dejar caer de nuevo su vieja idea de que la vida no deja de ser sino un juego o broma de los dioses.
Una estupenda creación que aporta valor y calidad a la trilogía y que a la vez  mantiene perfectamente la sistemática seguida por el autor para realizar obras encuadradas en una misma ambientación aunque puedan leerse independientemente. Calidad por encima de cualquier duda que hace que su recomendación sea muy sencilla: cuando no se sabe qué leer hay que acudir a Robertson Davies.

Robertson Davies. Nació en Thomasville el 28 de agosto de 1913 y murió en Orangeville, Canadá el 2 de diciembre de 1995. Se licenció en Literatura en Oxford. Trabajó como actor de teatro, se dedicó al periodismo, escribió obras de teatro y novela. Fue profesor de Literatura en la Universidad de Toronto.

Otras obras:

Trilogía Salterton
A merced de la tempestad
Levadura de malicia
– Una mezcla de flaquezas
Trilogía Deptford
– El quinto en discordia
– Mantícora
– El mundo de los prodigios
Trilogía de Cornish
Angeles rebeldes
– Lo que arraiga en el hueso
– La lira de orfeo
Trilogía de Toronto ( inacabada).
Asesinato y ánimas en pena

Un pensamiento en “Lo que arraiga en el hueso. Robertson Davies

  1. Una vez más gracias por tu labor persistente y magnífica como crítico literario.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s