La puerta de los ángeles. Penelope Fitgerald


Título original: The gate of angels
Traducción: Jon Bilbao
Editorial: Impedimenta
Fecha: 2015
páginas: 240
ISBN: 9788415979968

Qué mundo este, tan repetitivo, tan poco original y, sin embargo, tan apasionante. Son las casualidades, los imprevistos, los hechos inesperados los que definen nuestra vida, los que obligan a tomar decisiones en las encrucijadas, los que requieren definir qué sacrificios estamos dispuestos a hacer para ser aceptados por la persona que nos interesa, por la que estamos colgados. Penelope juega con esta disyuntiva haciendo uso de su delicada perspectiva del alma humana . Capacidad y arte para expresarse le sobran, mientras que la creatividad para establecer una estructura atractiva es una constante en sus planteamientos.
Resulta inquietante ver un ambiente tan inglés y tan conservador, tan docto y tan alejado de los sentimientos, como el de los colegios de Cambridge víctimas de las normas más ancestrales y machistas.
En ese vetusto entorno ejerce como profesor ayudante el joven Fred Fairle. Un mundo carpetovetónico, universitario, científico, racional y por supuesto conservador. Un ambiente en el que Fred empieza a sentir los primeros síntomas de desconcierto y angustia que dan paso a la rebelión.
La joven Daisy Sanders de extracción humilde, aspirante al grado de enfermera como profesión para encarrilar su vida. Mujer de formación limitada pero de mucho carácter y no menos empuje encarna a una deliciosa joven ansiosa de vivir en el mundo real. Personaje que parece un guiño de complicidad a las heroínas de Jane Austen
Cuando ambos mundos chocan literalmente con sus bicicletas nadie podía imaginarse que algo tan impensable y tan estrafalario fuera la clave para unir sus existencias. Porque el mundo de Fred se derrumba al conocer a Daisy, un espíritu conmovedor que se cuela entre su capacidad de raciocinio y su necesidad de amar.
Con estas bases la escritora ha sabido componer un relato tan amable como los anteriores confirmando que sabe entretener a la vez que exige al lector su colaboración. Está claro que su escritura no es un vano invento para crear una historia más o menos agradable. Nada en esta novela es casual sino que aplica con maestría la sátira y un estilo tan elegante como burlón para ridiculizar no solo el estricto mundo del college inglés, con sus fantasmadas, reuniones filosóficas, comidas decimonónicas sino también la vida londinense enmarcada en un hospital histriónico donde trabaja Daisy.
La perfecta ambientación que ha construido alrededor del mundo universitario de principio del siglo XX y la atmósfera ciudadana que lo circunda solo puede ser producto de una buena documentación que ha sabido transformar en párrafos y escenas llenos de evidencias evitando la acumulación de datos siempre tan áridos y por tanto alejados e inútiles en la escritura de Penelope Fitzgerald.
Paso a paso, con la naturalidad que la caracteriza, con la delicadeza que utiliza en cada palabra, con la amabilidad con la que construye sus frases va engrasando los engranajes de la puerta que se abrirá a las luces que trae el nuevo siglo. No necesita grandes parrafadas sino que es notorio la eficacia con la que emplea todos los recursos del escritor al tiempo que sabe obligar al lector a utilizar las neuronas para completar las ideas y las descripciones.
Dentro de su estilo todo se revela a través de las acciones y los gestos. Utiliza a unos personajes comunes, admirables por su naturalidad y siempre expuestos a los acontecimientos y como colofón los hace partícipes de unos diálogos inteligentes en los que se verbaliza las ideas sobre la naturaleza del conocimiento científico, la moral, la cerrazón de la ciencia o la desobediencia y la dificultad de la fe.
De esta manera alternando la ironía, la lucidez, el impulso y el romanticismo consigue describir el peso de nuestras elecciones en el devenir de nuestra vida desenmascarando la influencia de la casualidad.
Penelope ha pasado casi desapercibida junto a nosotros dejándonos una colección de textos magníficos con los que ha conseguido la admiración y el respecto de sus lectores. Otra magnífica obra que merece la pena leer.

Penelope Fitzgerald. Nació el dieciséis de diciembre de 1916 en Lincon y murió el veinte de abril del 2000 en Londres. Educada en Oxford, trabajó para la BBC durante la segunda guerra mundial y ejerció como profesora de arte dramático hasta los 70 años. penelope 05No publicó su primer libro hasta 1975 y es ganadora del Premio Booker en 1979 con la novela “A la deriva”.

Otras obras:

A la deriva
Inocencia
El inicio de la primavera
La flor azul
La libreria
La puerta de los ángeles

2 pensamientos en “La puerta de los ángeles. Penelope Fitgerald

  1. Sólo he leído “A la deriva” de ella y me gustó. Ahora leeré más.

    Obtener Outlook para Android

    ________________________________

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s