Cuando sale la reclusa. Fred Vargas


Título original: Quand sort la recluse
Traducción: Anne Helene Sárez Girard
Editorial: Siruela
Colección: Nuevos Tiempos 401
Fecha: 2018
páginas: 408
ISBN: 9788417308124

El estilo de Fred Vargas se basa en la complejidad de los casos que plantea, lo bien trabajados que están y en la intuición fantasiosa  del Comisario Adamsberg. La destreza con la que maneja esos aspectos le permite elaborar unas historias en las que no se aprecia ningún signo de repetitividad ni siquiera de emulación de otros escritores que han aportado vida y prestigio al género negro. Será el veneno de la araña reclusa cuya dosis no es letal el que en combinación con el recuerdo de las reclusas, mujeres encerradas en habitáculos inmundos en la Edad Media y una experiencia infantil del comisario sobre las mismas lo que le proporciona una oportunidad inmejorable de alborotar una vez más  la población de burbujas gaseosas que dominan su cerebro para que pueda interconectar hechos aparentemente irrelevantes e imprecisos en una demostración más de su capacidad. El resultado no es otro que una magnífica historia, imprecisa a ratos y siempre retorcida que obliga a tomar diferentes caminos hasta llegar a una solución que no defrauda.
Cuando Adamsberg aprieta la tecla adecuada del ordenador de Voisenet aparece en pantalla la imagen de la araña reclusa que, según las redes sociales, es la responsable de la muerte de varios ancianos. Nadie ha dado la alarma pero el instinto del comisario y la escasa potencia del veneno le mueven a iniciar una investigación que su propio equipo rechaza por la falta de denuncia oficial. Danglard no está por la labor así que en esta ocasión será Veyrenc, el compañero de la infancia, que actuando como mero conversador le proporciona la imprescindible réplica verbal que Adamsberg necesita para caminar entre las brumas hasta lograr que los elementos cronológicos, los componentes psicológicos y los enigmas técnicos tomen posición en los lugares adecuados y así conseguir que alcance la satisfacción ambigua de enfrentarse a un caso irresoluble
La situación es muy compleja pues el entramado de pistas elaborado por el asesino pone de relieve que es un elemento habilidoso. No deja cabos sueltos, lo que provoca un profundo desconcierto al constatar lo equivocado de los caminos emprendidos por lo que cae en la casilla inadecuada y es necesario volver a empezar. En ese punto aparece la intuición de Adamsberg que junto con la perseverancia y la vinculación de hechos pasados con el presente le marcarán el sentido correcto de la investigación. El enigma se manifiesta en toda su fortaleza y la diversidad y liviandad de las pistas le llevará a una antigua residencia de menores, a las actuaciones vandálicas de grupos juveniles, al acoso y violación en grupo, casos mezquinos y repugnantes ante los que cualquiera se siente identificado y comprensivo con  el asesino.
Fred Vargas se deja llevar, se abandona a la prolífica imaginación del comisario , que construye teorías a la misma velocidad que prescinde de ellas pero que resultan imprescindible para el establecimiento de una cadena de razonamientos que le permitan encontrar las pistas relevantes así como entender al asesino. La autora se lo pone fácil para demostrar sus propios conocimientos de forma que lo uno con lo otros dan lugar a novelas que sobresalen por su originalidad y su erudición.
El mayor encanto reside en la sabia combinación entre olfato y la racionalidad, las elaboradas pesquisas que junto con referencias históricas permiten encajar las piezas y el inesperado establecimiento de ciertas coincidencias a lo que hay que sumar la disposición, veteranía y profesionalidad de un equipo de personas eficaz y entregado a su jefe. Porque, extraer valiosa información de experiencias pasadas, bucear en el conocimiento animal o arrancarla de la misma tierra nada se le resiste a este hombre dominado por un cerebro abierto a toda corriente que le llega.
El lector sale siempre de estas lecturas fortalecido pues no solo se ha distraído con una trama original, sabrosa, brillante e inteligente sino que además se ha enriquecido con las aportaciones que se hacen sobre la Edad Media, con los apuntes de arqueología, historia y zoología y por supuesto con el conocimiento psicológico del ser humano. Además como escritora de nuestro tiempo no pierde ocasión para sacar a la palestra aspectos indignos y soterrados del alma humana como la violencia contra las mujeres pero también de la venganza como forma de cerrar heridas.
Una lectura excitante sobre una venganza trabajada y planeada a conciencia, meticulosa y llena de subterfugios, ejecutada con precisión y con la hermosura del trabajo bien hecho que satisfará a cualquier lector.
Imprescindible para los amantes del género

Fred Vargas. Seudónimo de Frederique Audoin- Rouzeau, nacida en París el siete de junio de 1957. Es arqueozoóloga e historiadora de formación. Popular escritora de novela negra famosa por la serie del comisario Adamsberg.

Otras obras:
Los juegos del amor y de la muerte
Los que van a morir te saludan
Serie : Los tres evangelistas
-Que se levanten los muertos
– Más allá, a la derecha
-Sin hogar ni lugar
Serie: Comisario Adamsberg
– El hombre de los círculos azules
– El hombre del revés
– Los cuatro ríos
– Fluye el Sena
– Bajo los vientos de Neptuno
– La tercera virgen
– Un lugar incierto
– El vendedor de estropajos
– El ejército furioso
– Tiempos de hielo
– Huye rápido, vete lejos

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s