Tiempos de swing. Zadie Smith


Título original: Swing time
Traducción: Eugenia Vázquez Nacarino
Editorial: Salamandra
Colección: Narrativa
Fecha: 2017
páginas: 432
ISBN: 9788498388220

 

Joven escritora inglesa que se ha ganado con rapidez un lugar vistoso dentro del marasmo en que se ha convertido el mundo de la literatura apoyada con fuerza en los sucesivos premios que ha recibido hasta convertirla en una habitual de los escaparates y de los corrillos de la crítica especializada. Autora que, al menos hasta ahora, se desenvuelve con personalidad y descaro en las relaciones personales siempre influenciada por las repercusiones que implican la raza y el mestizaje.
Dentro de este  interés por las formas en que las personas establecen lazos más o menos duraderos se decanta en esta ocasión por darse un paseo por la amistad y así nace con gran soltura y especial atractivo la historia de una primorosa relación entre dos chiquillas, la narradora siempre desconocida a lo largo de esta historia y Tracey. Su conexión es un flechazo y ya intuyen que serán grandes amigas antes de decir la primera palabra. El mismo color de la piel y especialmente la incontenible  pasión que sienten por el baile harán el resto. Sin embargo el diferente estatus social, el sello que las propias raíces imprimen de forma indeleble en el carácter de cada uno, se encargan poco a poco, conforme van creciendo, de ir socavando el idilio infantil hasta llegar a una separación casi definitiva.
Una interesante primera parte donde la autora se explaya en cómo nació y se desarrolló una profunda relación con Tracey con la que no solo se encontraba a gusto sino que significaba y era ejemplo de  lo que ella  anhelaba para sí misma. Las peripecias de las niñas sirven de paso para  introducir las evidentes discrepancias  sociales que las rodean y cómo las  obvian, en primera instancia, sin dificultad alguna para alimentar una relación sincera en la que se divierten, se confiesan, crecen e imaginan un mundo inexistente pero adorable para unos espíritus preñados de ilusiones incontenibles.
Y lo que parecía un recital sobre la evolución de las personas y sus relación se olvida de golpe y se transforma en la vertiginosa  biografía  de esa narradora que, síntoma de su debilidad, no quiere presentarse para diluirse en la globalidad de este mundo insensato.
La autora posee una prosa caudalosa, inagotable con la que le es sencillo trasladar situaciones y emociones con verosimilitud pero cae víctima de su exuberancia pues, al menos en esta ocasión, no la domina sino que se deja llevar, se desparrama como se desborda un río tras las lluvias impenitentes dando paso a una segunda parte mucho más deslavazada para abrumar  al lector con una sucesión plasta de situaciones  cada vez más patética, insegura e inconcreta. Lo que era una imaginativa historia se convierte en un recorrido acelerado por unos años perdidos a la vera de Aimée, una famosa cantante pop que arrastra su vida como si fuera un tornado en un mundo paralelo a la realidad. En ese ambiente, con el honroso título de ayudante cuando no es más que una criada al servicio de la estrella, sobrelleva con alegría las neurosis diarias de Aimée generadas por la fama aduladora a las que se une la acuciante  necesidad de realizarse mediante la construcción de una escuela en un precario país africano.
La narradora ha dado un vuelco a su intrepidez infantil y absorbida en su realidad, éxito?,  ha extraviado la fortaleza de los vínculos de pasión, entrega, honradez que permitieron disfrutar de las vivencias que proporcionaban aquella amistad y pone de manifiesto su falta de conciencia, su nefasta personalidad que la mantiene a la sombra de otros para no pasar desapercibida.
Caracteriza con precisión a unos personajes vivos, reales, modernos y vitales al tiempo que los implica en diferentes ambientes familiares conjugando con pericia experiencias tan  dispares como la vecindad, el medio social y económico, las disputas infantiles,  el clásico enfrentamiento entre madre e hija ante  visiones tan alejadas, la raza o mestizaje e incluso el éxito o lo que como tal se entiende hoy día,
Me quedo con cierto aire de fracaso de una novela que tiene un comienzo interesante con un conjunto de personajes modélicos  cuya fuerza augura un futuro prometedor y lleno de emociones ante el crecimiento de una amistad que pronto se encuentra rodeada de dificultades; sin embargo la narración evoluciona a una biografía insulsa víctima del egocentrismo de una narradora cuyo espíritu anda perdido en sus propios interrogantes.
Aquella prosa incontenible se mal emplea en una suma de recuerdos atropellados, se desbarata y agota al lector con una historia que va perdiendo relevancia conforme avanza intentando crear un personaje que nunca existió. Aunque se puede leer el marasmo literario ofrece muchas cosas ineludibles cuando el tiempo es tan escaso.

Zadie Smith nació el veintisiete de octubre de 1975 en Londres. Estudió Filología Inglesa en la Universidad de Cambridge. Es profesora de Literatura de Ficción en la Escuela de Arte de la Universidad Columbia. Aficionada a la danza y a los musicales. Comenzó su andadura como escritora cuando todavía estaba en la universidad. Su primera novela, Dientes blancos, la publicó durante el último curso de la carrera.

Otras obras

Dientes blancos
El cazador de autógrafos
Sobre la belleza
Cambiar de idea
El libro de los otros

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s