La sonata a Kreutzer. Lev Tolstoi


Título original: Kreitzerova Sonata
Traducción: Ricardo San Vicente
Editorial: Acantilado
Colección: Cuadernos del Acantilado, 6
Fecha: 2003
páginas: 168
ISBN: 9788496136281

La última parte de la vida de Tolstoi transcurrió por un camino pleno de misticismo, religiosidad y pacifismo con muchos tintes de exageración cuando no de fanatismo. Dio un giro fundamental a su concepción moral de la vida ajustándose al más rancio, estricto y severo canon de la religión católica.  Su acerada crítica a la sociedad y costumbres del momento le granjeó la repulsa de amplios sectores no solo de la administración rusa sino también de la propia iglesia. Y con estas premisas se le ocurrió  filosofar sobre el matrimonio y el deseo sexual poniéndole la guinda a este análisis con un  ataque calamitoso de celos masculino. Despotrica, en esta mal llamada Sonata, contra el matrimonio al que considera como una tapadera, un recurso que se inventa la sociedad para que el varón pueda satisfacer sus insaciables instintos sexuales sin tener que acudir al tradicional y peligroso camino de la prostitución.
Concluye su visión patibularia con un encendido alegato en pro de la abstinencia sexual como forma de evitar el pecado aun a pesar del grave atentado que constituye contra la preservación de la especie y lo completa con un perfecto tratado acerca del sentimiento de los celos.
A la llamada de una distendida conversación entre diferentes pasajeros de un tren sobre el matrimonio y su fundamento en el amor, Pozdnyshev, viajero solitario, se acerca al grupo para contar su experiencia y con ella rebatir las propuestas que estaba escuchando. Relata  cómo su matrimonio, como todos,  fue perdiendo intensidad porque el amor inicial queda amortiguado por la rutina diaria dejando al descubierto una realidad que poco tiene que ver con el ensueño  con el que nació aquella  unión entre dos personas. Los hijos, las obligaciones, las desavenencias se comen la convivencia y además, en su caso particular, a partir del momento en que se confirmó que ella no podía tener hijos y apareció la mujer resplandeciente que siempre fue, surgieron  las dudas, el desasosiego, los celos en definitiva, porque, ahora sí, otros hombres podían fijarse en ella como así ocurrió con la amistad del violinista que progresaba a ojos vista al tiempo que ensayaban la Sonata de Kreutzer.
Novela bien estructurada que empieza por  exponer la idea, la tesis de que solo el deseo sexual es capaz de mantener vivo el vínculo entre hombre y mujer, siendo esta un mero medio para la satisfacción del hombre. Argumento que el autor mantiene y razona con fuerza, con la intensidad enfervorizada de un apasionado que pretende justificar el asesinato forzado por los celos, como forma de lavar el honor presuntamente ofendido. Y así horrorizado por los acontecimientos pues, en definitiva, el verdugo mata al ser humano al tiempo que se mata a sí mismo, se ve acuciado por la necesidad de un  perdón que difícilmente encontrará buscando una peregrina justificación en la naturaleza provocadora de la mujer.
Para concluir con un relato rápido y conciso acerca de la evolución de la vida conyugal, de cómo van cambiando los puntos de vista, del amor, de la vida en pareja, de los objetivos de una vida en común a la vez que la desconfianza se instala como un parásito destructor en su cerebro lo que conducirá  a un trágico final.
Desde la perspectiva de una moral atávica, atroz y fanática y soportado por un realismo mal entendido realiza una crítica inapelable de las convenciones sociales de aquella sociedad anclada en un cristianismo blando y permisivo en opinión del autor adaptada a las necesidades de los varones. Pasando de forma admirable e impactante por los diferentes estados del alma de Pozdnyshev describe los convencionalismos aceptados por la sociedad previos al matrimonio, la selección de la mujer hasta encontrar la considerada como ideal, habla del amor inicial pero desgrana con atención cómo va sucumbiendo ante las presiones del día a día y como llega a la obsesión por no decir la locura de los celos por aquello que quizá pudiera pasar.
Consigue elaborar una narración atractiva de una historia espeluznante que lleva paso a paso a una tensión violenta,  pues sabe manejar con naturalidad la alternancia entre los hechos que afectan a Pozdnyshev y la reflexión de un espíritu atormentado por la maldad irracional que le perseguirá el resto de su vida, lo que siempre ejerce el efecto de un reclamo en el lector. Tolstoi argumenta con astucia pues identifica nítidamente una situación social poco digna pero aceptada para exponer una idea pretendidamente moralizante contra el comportamiento permisivo de esa sociedad.
A parte de los conceptos morales estrujados en el texto constituye una novela intensa y atractiva tanto por su desarrollo como por un planteamiento voraz que Tolstoi desarrolla con su habitual maestría complementándola con unos diálogos construidos con armonía para proporcionarle a la lectura un carácter envolvente.

 

Lev Tolstoi. Nació el nueve de septiembre de 1828 en Yasnaia Poliana y murió el veinte de noviembre de 1910 en Astapovo. Inició estudios en Derecho y Lenguas Orientales en la Universidad de Kazan sin concluirlos. Participó en la guerra de Crimea y cuando dejó el ejercito decidió dedicarse a la escritura para contarle a la sociedad rusa la realidad de las cosas. Se le considera integrado en el grupo de escritores que siguieron la corriente realista de la literatura. Se convirtió en un auténtico pacifista.

Otras Obras.

Ana Karenina
Guerra y paz
La muerte de Ivan Ylich
La tormenta de nieve
Los cosacos
El reino de Dios está en vosotros
Polikushka
Dos húsares
Confesión
Sonata a Kreutzer
El padre Sergio

Un pensamiento en “La sonata a Kreutzer. Lev Tolstoi

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s