Pecado. Benjamin Black


Título original: Snow
Traducción: Miguel Temprano García
Editorial: RBA LIBROS
Fecha: 2017
páginas: 304
ISBN: 9788490568613

Premio Novela Negra RBA 2017

Sorpresa, sorpresa, Benjamin Black está aquí de nuevo pero no con el dr. Quirke (estupenda serie del vacilante forense) al que, quiero pensar, le ha dado unas vacaciones para que trate de recuperarse de sus sempiternos traumas y últimos achaques, sino que presenta a un nuevo personaje: el inspector Strafford. Alegría para la parroquia adscrita a la novela negra que se viste de gala cada vez que este autor le da por publicar un nuevo caso. Tampoco Strafford representa a ese tipo de policía capaz de soportar palizas, persecuciones y demás heroicidades, él no precisa de interrogatorios noveleros aquí predomina la pausa, se sirve de su facilidad para la entrevista, para provocar las confidencias, de su perspectiva humana, de su percepción de las dudas, de su sintonía con los escenarios, es un tipo que resuelve misterios sin hacer ruidos.
Strafford, un joven inspector de policía  que ha hecho méritos con facilidad y rapidez en virtud de su eficacia y su discreción, acude  al condado de Wexford a la casa el coronel Osborne, componente de esa aristocracia rural que ha ido perdiendo brillo de forma muy alarmante, donde han encontrado al padre Tom muerto en la biblioteca. A la vista del cadáver no será necesaria la autopsia para determinar la causa de la muerte, tiene la yugular seccionada y le han rebanado de un tajo sus atributos más viriles. Para arreglar el estropicio el ama de llaves se ha encargado de limpiar la sangre y colocar al cura en posición más decorosa y así cargarse la escena del crimen.
El asesino no puede estar muy lejos, todos los moradores de la casa pasan por momentos de incertidumbre y todos aportan aspectos sugerentes. En medio de semejante tinglado, Strafford, asume con naturalidad la evidencia, no hace falta ser muy espabilado para darse cuenta de que  por el tipo de muerto en una Irlanda que presume de católica el encargo de investigarlo se parece más a un marrón en toda regla que a un voto de confianza de su jefe Hackett hacia su integridad profesional.
De nuevo aparece John Banville para mostrar esa destreza innata que posee para crear un personaje singular en un ambiente nebuloso, un tanto agónico como el que presenta aquí, una Irlanda en la Navidad de 1957, fría por dentro y por fuera, pretendidamente católica,  impecable contexto  para conseguir que el misterio se vaya creando casi por sí mismo conforme el inspector Strafford conecta con la familia Osborne a los que va conociéndolos a través de unas conversaciones pausadas, simples pero siempre esclarecedoras. Es evidente que todos ellos en su rutina diaria, en ese dejar pasar los días en la tranquilidad que aporta el campo, aportan su papel en la obra de teatro que conforma aquella vida rural. Hay algo más que no acaba de salir a la superficie pero que poco a poco se intuye,  las dudas,  las sensaciones  y las medias confesiones harán que el inspector no necesite mayores herramientas que su propia perspicacia para saber colocar en el orden correcto todas las piezas, a pesar de las presiones recibidas que no por esperadas son menos incómodas.
El autor  juega con toda naturalidad con los aspectos más interesantes de la obra porque ha construido una novela para que juegue en primera línea un tipo que acaba de crear y que si por algo llama la atención es porque no parece que ese sea su ambiente. No solo es protestante sino que es abstemio y por supuesto no fuma, honesto y realista, que, eso sí, se desenvuelve con la parsimonia que  insufla a sus personajes.
Una ambientación en la que se recrea con una Irlanda que aparece en toda su realidad y a la que se accede a través del  mirador panorámico que es la suave, delicada y precisa descriptiva de un superdotado que maneja el lenguaje con la facilidad con que Arguiñano se desenvuelve en su cocina.
El misterio se resolverá, no faltaba más, y al fondo surgirá  esa repetitiva matraca a la que nos tiene acostumbrados para señalar a la Iglesia irlandesa y sus repugnantes pecados que no han dejado de asombrar al mundo, inmersa en la más cruda hipocresía, algo que John Banville no dejará de denunciar nunca jamás.
Una historia negra y profunda muy bien escrita, sin alardes bélicos ni efectos especiales, donde no prima la acción sino la paciente elaboración de personalidades hasta concretar los aspectos más ingratos y reveladores de las causas que conducirán al o a  los culpables. Quizá no sea lo mejor de Benjamin Black pero si es una narración en su linea habitual  de alcanzar siempre los estándares de calidad, que por supuesto gustará a sus incondicionales y a los seguidores de la novela negra y que yo me atrevo a recomendar a cualquier lector pues no se puede dejar escapar la oportunidad de leer  John Banville.

 

Benjamin Black es el seudónimo de William John Banville. Nació el 8 de diciembre de 1945 en Wexford, Irlanda. Premio Booker con El mar. Entre sus novelas destacan también El Intocable, Eclipse, Imposturas, Los infinitos y Antigua luz. Premio Franz Kafka. Premio Príncipe de Asturias 2014

Otras obras bajo el seudónimo de Benjamin Black :

El lemur
El secreto de Christine
El otro nombre de laura
En busca de April
Muerte en verano
Venganza
La rubia de ojos negros
Órdenes sagradas
Las sombras de Quirke

Anuncios

Un pensamiento en “Pecado. Benjamin Black

  1. Una vez más por mantener este “blog” tan interesante. Es curioso que el personaje “sino que es abstemio y por supuesto no fuma, honesto y realista”, con estos antecedentes no falleciera en su más tierna infancia o incluso durante la lactancia. Por otra parte el muerto… “y le han rebanado de un tajo sus atributos más viriles”, conservó sus atributos durante mucho tiempo, otros los tenemos inservibles casi desde el nacimiento. Es curioso el título (“snow” que literalmente se traduce como “nieve”) el traductor lo haga como “Pecado” … también sucede en muchas películas del Oeste Americano. Julián muchas gracias por esa página tan maravillosa.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s