Sostiene Pereira. Antonio Tabucchi



Título original: Sostiene Pereira. Una testimonianza
Traducción: Carlos Gumpert y Xavier González Rovira
Editorial: Anagrama
Colección: Panorama de Narrativas
Fecha: 1995
páginas: 184
ISBN: 9788433976116

Es evidente que el ser humano obligado por su propia naturaleza tiene una tendencia clara e ineludible a acomodarse y a huir del compromiso muy especialmente si ello requiere opinar públicamente con ideas contrarias a las existentes o a las predominantes en un momento determinado. Por ello antes que tomar parte, que comprometerse resulta más fácil adoptar  actitudes convencionales donde la excusa más habitual radica no poder distraerse con temas temporales que simplemente  son como gotas de agua en la inmensidad del océano cuando además hay otros intereses particulares que atender. Esconderse tras eses velo de inocencia es humano, se entiende, no todo el mundo tiene ni se le puede exigir el coraje que se necesita para dar la cara. Pero los hay que aciertan a ver la verdad. Pereira sostiene que lo consiguió, sostiene que tuvo la suerte de llegar a ver la realidad y que a raíz de ello encontró sentido a su vida.
Tabucchi emplea su excelente literatura, su clara inteligencia para hablar del compromiso. Pero nada de debates filosóficos ni de sesudos ensayos acerca de la inescrutable alma humana, todo lo contrario nos cuenta una fábula preciosa, amable, singular, refinada, culta de la que uno se enamora con facilidad impulsado por las sensaciones que transmite.
Pereira es un periodista modesto, ingenuo, sosegado y algo apático, aislado del entorno por su pasión por la literatura francesa del siglo XIX que se ha dedicado su vida profesional a la página de sucesos del vespertino Lisboa. Quedó viudo hace años pero todos los días habla con el retrato de su mujer. Acaba de ser designado director de la sección de cultura del diario y allí pasa los días hasta que decide contratar a un ayudante y conoce a Monteiro Rossi quien junto con su novia Marta constituyen una pareja comprometida contra la realidad política que los rodea. Con escasos medios pero con decisión inquebrantable luchan contra las dictaduras que sin freno alguno se van imponiendo en todo Europa. Poco a poco esa actitud hará mella en el bueno de Pereira hasta que conseguirá ver el mundo sin los velos lanzados por los poderes autoritarios.
Descubrimos la resplandeciente Lisboa y las tardes atemperadas por la brisa que sobrenada las aguas del Tajo al tiempo que se abre la escenificación de la vida anodina y simple pero amable y digna de un Pereira quizá mediocre para el mundo pero que a pesar de exhibir una salud delicada irradia una fuerza sutil que se pondrá en evidencia cuando choca con la realidad y descubre una situación política lastimosa, una sociedad domesticada y una perspectiva internacional dominada por la barbarie dictatorial.
Pereira sostiene con este testimonio que los hechos acaecidos en el verano del 1938 en su preciosa Lisboa no lograron apartarlo de su adicción a las limonadas azucaradas y a las tortillas pero fueron determinantes para agitar su sensibilidad, despertarlo y alterar su disposición no solo para mirar sino también para ver lo que ocurría a su alrededor hasta el punto de encontrar sentido a la vida.
No hay que buscar en la narración la autenticidad histórica, guerra civil española y extensión del fascismo por toda Europa,  pues el objetivo de la novela no pasa por tal posibilidad ni siquiera resulta un aspecto condicionante de la misma sino que lo trascendente es el personaje y su capacidad para atender  la realidad y asumir el convencimiento de que todavía está a tiempo de aportar su granito de arena para reconducirla. De la misma forma se puede catalogar como un discurso atemporal dirigido en cualquier tiempo a denunciar la opresión a la vez  que incentiva al ciudadano a salir de su indiferencia y participar en la lucha.
La fórmula utilizada para narrar esta historia adopta la forma de una confesión personal lo que junto a la cadencia y complicidad que imprime el uso reiterativo del «sostiene» pone de manifiesto el profundo conocimiento que Tabucchi tiene del alma humana ya que con ello ha conseguido una inmediata e íntima conexión con el lector y así lo convence y se gana con facilidad a un nuevo elemento para la causa.
Su lenguaje luminoso como la propia Lisboa dibuja la evolución de la personalidad de Pereira con delicadeza deliberada para descubrir que sin necesidad de ruptura alguna el hombre cándido, ingenuo, anclado en su universo particular ha salido a la luz sin estridencias y se ha convertido en un personaje ejemplar.
Cabe mencionar que de alguna manera el relato pasa por ser un homenaje al periodista ensimismado en su trabajo pero abierto al cambio y dispuesto a reaccionar en aras de un comportamiento ético con su profesión, pero también lo es para aquellos que con unos medios humildes son capaces de enfrentarse a la tiranía y pretender levantar la voz en un mundo controlado por los opresores.
Sostiene Julián que esta lectura destaca por múltiples aspectos, un personaje encantador, una fábula limpia y lograda, un lenguaje amoroso y brillante, todo un curso de literatura, una construcción elegante y directa. Sostiene Julián que este es un libro imprescindible.

Antonio Tabucchi. Nació un veinticuatro de septiembre de 1943 en Pisa, Italia y falleció el veinticinco de marzo de 2012 en Lisboa. Estudió en la universidad de Pisa y fue profesor de Lengua y literatura Portuguesa en la universidad de Siena. Fogoso y exaltado por la política se convirtió en un escritor comprometido. Fiel seguidor de Pessoa. Alternó su estancia entre Lisboa y La Toscana.
Otras obras:
Requiem. Una alucinación
la cabeza perdida de Damasceno Monteiro
Un baúl lleno de gente
Nocturno Hindú
El juego del revés
El ángel negro
El tiempo envejece deprisa: nueve historias

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s