El sabueso de los Baskerville. Arthur Conan Doyle


Título original: The hound of the Baskervilles
Editorial: Viçens Vives
Colección: Aula de Literatura
Traducción: José Luis López Muñoz
Fecha: 2013
páginas: 272
ISBN: 9788431632915

Conan Doyle forma parte de ese conjunto de escritores que todos tenemos en lo que podría llamarse la despensa literaria. De la misma forma que cuando no se tienen ganas de guisar o simplemente de ir a comprar las viandas del día se acude a la despensa en la seguridad de que algo habrá para salir  del apuro,  cuando no se dispone  a mano de ningún libro que parezca interesante es muy cómodo acudir  a rescatar de esa despensa a cualquier obra allí arrinconada del gran conjunto de clásicos que parecen olvidados en beneficio de todo lo nuevo que se publica con la ansiedad de ser un super ventas y la etiqueta de ser la nueva obra maestra de tal autor o de la literatura moderna. Habitualmente una falacia. Bien pocas pasan el cedazo de ser lecturas amigables.
Charles Basquerville ha muerto en circunstancias extrañas según el dr. Mortimer que le atendía regularmente. La intranquilidad que le acompaña dirige sus pasos hacia  Sherlock Holmes para contarle la antigua maldición que recae sobre la familia de los Basquerville. A pesar de que no parece ser más allá que una leyenda propagada y mantenida por los lugareños, no deja de martillearle la cabeza, el resquemor es inquietante máxime cuando está a punto de llegar a Dartmoor el afortunado heredero para hacerse cargo de la hacienda. Sería lamentable que le ocurriera algún accidente de consecuencias funestas. A la vista de la documentada presentación y no sin alguna duda  Sherlock aceptará el encargo de esclarecer el asunto pues aunque todo el relato está revestido de tintes muy fantasiosos hay detalles que parecen interesantes de desvelar pero que sobretodo pican la curiosidad del petulante investigador.
En esta ocasión será el compañero de faena, el dr. Watson, el que se convierta en protagonista directo ya que es el encargado de trasladarse personalmente a Dartmoor para proteger al nuevo heredero al tiempo que puede investigar sobre el terreno de dónde salen las ideas para semejante leyenda. Conocerá la idiosincrasia del lugar y de sus habitantes, manejará la situación con destreza y así podrá establecer ciertas conjeturas y descubrir aspectos decisivos que  trasladará con claridad meridiana  a Sherlock mediante un ejemplar y eficaz carteo diario. La sencillez e ingenuidad característica del dr. Watson no es óbice en absoluto para que sepa obtener las bases de lo que realmente está sucediendo, que convenientemente manejadas por  su compañero serán de ayuda fundamental para resolver el pretendido misterio.
Esta novela es un clásico que se desenvuelve como pez en el agua entre lo que puede denominarse un relato de misterio pero también en una espléndida historia detectivesca en la que no faltan unos precisos toques de novela de terror a base de elementos fantásticos con lo que se completa una narración brillante y entretenida. Conan no solo trabaja la parte investigadora sino que aporta una descriptiva adecuada al tema con la que proporciona un escenario enigmático que mediante un páramo peligroso transmite una incomodidad deseable para el interés general de la obra. Su narrativa se desarrolla con pulcritud y con eficacia a la hora de compatibilizar la verosimilitud que todo relato necesita con esa parte de fantasía que emplea con singularidad para seducir al lector.
Mantiene un ritmo perfecto, sin agobios pero sin dejar que se duerma en su desarrollo. Aquí todo es magro no hay ninguna aportación insustancial que solo sirve de relleno, de las que sacian  sin aportar ningún valor. Misterio perfectamente encuadrado desde un principio que evoluciona  sin complicaciones porque su base sustancial es una investigación que gravita siempre con naturalidad en la aplicación de la lógica deductiva y el sentido común aunque no falta la fraudulenta y teatral  aportación de un Sherlock tan extravagante como maestro en el raciocinio sobre cualquier elemento que aunque no venga al caso le sirva para acicalar su buen nombre.
Un trabajo en el que trabajan por separado y que pone en evidencia la perfecta complementariedad y conjunción de ambos, que componen la imagen perfecta de un equipo de trabajo dando una lección sencilla  de cómo aplicar los conocimientos y aptitudes de cada uno de ellos en beneficio del resultado final.
La alternancia en el protagonismo de ambos aporta interés a la obra pues se puede ver con mayor nitidez su capacidad diluyendo la exagerada aportación de Sherlock en beneficio de un Watson que con una personalidad prácticamente antagónica  sabe aportar criterio, sagacidad y por qué no unas buenas dosis de valor a la hora de escudriñar entre los posibles responsables de la maldición en un escenario raquítico, desolador y peligroso.
Lectura perfecta que retrae a los orígenes de lo que hoy se ha denominado novela negra para poder comparar la esquemática concepción de este tipo de novelas donde lo importante era el caso en concreto en el que siempre debe de haber el misterio necesario para que una mente clara sea capaz de ver los detalles que habitualmente pasan desapercibidos para el común de los mortales pero que a la postre resultan definitivos para la resolución del problema, frente a una actualidad en la que los aspectos sangrientos y sobre todo los aspectos sicológicos han pasado a ser determinantes.

Arthur Conan Doyle. Nació el veintidós de mayo de 1859 en Edimburgo y murió el siete de julio de 1930 en  Crowborough, Reino Unido. Estudió en el colegio Stonyhurst y luego cursó la carrera de medicina en la Universidad de Edimburgo. No solo se dedicó a la novela policiaca sino que escribió ciencia ficción, novela histórica y teatro.

Otras obras:
Estudio en escarlata
El signo de los cuatro
Las aventuras de Sherlock Holmes
Su última reverencia
La compañía blanca
Rodney Stone
Sir Nigel
La guerra de los Bóers
La guerra en Suráfrica

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s