Mansfield Park. Jane Austen


Título original:  Mansfield Park
Traducción: Angel Martín Martín
Editorial: Debolsillo
Fecha: 2008
páginas: 568
ISBN: 9788484505082

 

Una gran mansión, Mansfield Park, en la verde, triste y húmeda campiña inglesa; una familia, la de lord Bertram, que disfruta de las buenas rentas que proporcionan los negocios de este, para llevar  una vida anodina e infructuosa y, por fin, una protagonista, Fanny, que ejercerá de polo de atracción de toda la historia. Estos son los parámetros, bastante habituales en la literatura de esta autora, que emplea para desarrollar una historia que, en este caso, se mueve siempre bajo el halo de  ese ingenuo pero ilusionante  cuento de hadas que es Cenicienta y  en el que  concita un grupo de excelentes personajes para narrar cómo era la vida y las relaciones sociales y casamenteras entre la alta sociedad inglesa hace doscientos años, fecha en la que fue escrita esta novela. Me cabe la duda de que esta historia refleje la realidad de aquella época, cuesta creer que la existencia de aquellas gentes se redujera a la cháchara y al divertimento casamentero, más me inclino a pensar que todo se debe a la incontenible imaginación de Jane Austen y su impresionante capacidad para la escribir una excelente comedia de enredo y costumbres, de envidias y alegrías, de amores y amoríos, con el resultado de obtener una vez más, un ejemplo de narrativa por excelencia,  hasta el punto de conseguir un conjunto de obras que la han situado en la cima de la literatura clásica.
A sus diez años, Fanny Rice es acogida por lady Bertram para ayudar a su hermana que se las ve y se las desea para atender a los nueve hijos que ha tenido con un marido muy alejado de la capacidad económica de sir Thomas Bertram. En Mansfield Park pronto quedarán en el olvido las penurias sufridas hasta ese día pero tendrá que asimilar el trato despectivo de sus primos especialmente de María y Julia. Solo Edmund entenderá la sensibilidad y bondad que anidan en un espíritu tan poético y sabrá entender a una moza desvalida, sin amigos, abandonada y olvidada.
Fanny será la compañía incansable de una lánguida lady Bertram, esposa indolente hasta la crispación pero dotada de un buen carácter, a la vez que aprende a soportar, no sin dolor, las frecuentes puyas de tía Norris. La llegada de los hermanos Crawford, Mery y Henry, revolucionarán los días pero Fanny no se dejará arrastrar por los juegos y banales entretenimientos y rechazará una propuesta matrimonial ante la perplejidad de todos los que le rodean que la tildan de desagradecida, pero sus dos razones de peso: la poca consistencia y lealtad de un pretendiente vanidoso y mujeriego y  sus sentimientos hacia Edmund le dan la fuerza suficiente para aguantar el asedio de Henry y el cúmulo de presiones que recibe.
Este magnífico cuento de hadas sucedido en el corazón de Inglaterra perfectamente aislado de los acontecimientos  de la historia, por cierto, bastante movidita en aquellos tiempos, goza de una perfecta estructura donde los temas aparecen y se desarrollan sin pausa, bien entrelazados, con pulcritud como si el nuevo fuera consecuencia del anterior. La obra transcurre con un espíritu restrictivo en sus descripciones de paisajes y ambientes pues decididamente son los personajes los que se llevan el peso de la narración con los que da una lección en la forma de caracterizarlos.
Su diversificación resulta admirable y a forma de ejemplo se pueden distinguir dos de ellos: sir Bertram patriarca familiar que estima y sanciona lo que es conveniente queda perfectamente retratado a través de su forma de hablar, cargante a secas aunque veremos cómo a lo largo de la obra resulta ser un hombre mucho más perspicaz e inteligente de lo que parece por las formas. Tía Norris, sin duda el personaje más emblemático, cotilla metomentodo, marrullera, intrigante e permanentemente tacaña: “su amor al dinero era tan grande como su amor a dirigir, y sabía tan bien ahorrar el suyo como gastar el de sus amistades”.
Fanny, tímida y sensata, inicialmente algo repelente por la precisa bondad y saber estar en todo momento, pasa por ser invisible y su mérito y valor no será reconocido hasta el último acto. En el fondo resulta una mujer inteligente y sobretodo sorprendentemente, para la época, independiente, tenaz en sus convicciones y perspicaz para ver y comprender realmente a todos los que le rodean más allá de la careta que todos exponen al mundo. Enfrente tiene a una Mary Crawford con la que choca, no por su independencia sino por su falta de moral y principios.
La autora queda bien reflejada pues tira de un estilo muy característico, animado, preciso, sencillo y delicadamente fino y pulcro en todos los rincones, no es dada a utilizar comparaciones pero siempre se refleja en el texto un cierto aire de contenida pero acertada ironía.
Con todo ello resulta una entretenida sátira deliciosa de la aristocracia rural inglesa de principios del siglo XIX que, quizá, adolece de cierta lentitud aportando una excesiva extensión a la obra lo que no le quita mérito alguno, pero que requiere de la constancia del lector para superar una pizca de lasitud que planea en ciertos momentos de la narración.

 

Jane Austen. Nació el dieciséis de diciembre de 1775 en Steventon y murió el dieciocho de julio de 1817 en Winchester, Inglaterra. Fué la séptima de siete hermanos en una familia acomodada pero sin excesos. Tuvo la oportunidad de ser educada en casa por su propio padre y posteriormente acudió en 1873 a un internado en Oxford para pasar luego a la Abadía en Reading. Pronto demostró sus buenas aptitudes para la escritora de forma que sus primeras publicaciones se establecen entre 1787  y 1793. Pero el reconocimiento público no le llegó hasta 1811 con la publicación de Sensatez y sentimientos.

Otras obras

La Abadía de Northanger
Mansfield park
Orgullo y prejuicio
Persuasión
Sentido y sensibilidad
Juicio y sentimiento
Emma

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s