Un año pésimo. John Fante


Título original: Was a bad year, 1933
Editorial: Anagrama
Traducción: Antonio Prometeo Moya
Colección: Panorama de Narrativas
páginas: 144
Fecha: 2005
ISBN: 9788433970725

John Fante en estado puro. Las amargas desventuras que se dieron en su  propia vida, probablemente, le condicionaron de forma decisiva a mantener siempre un fuerte requerimiento a la fuerza de voluntad, al tesón, a la confianza en sí mismo para llegar a la cumbre que inevitablemente le marcaba su propio destino. Y todo esa fuerza, toda esa explosión visionaria, que desgraciadamente requirió de  su muerte para alcanzar el éxito literario, la traslada con reiteración a sus libros. Sus personajes son auténticos, vigorosos y  persistentes, labran su futuro día a día y lo ven al alcance de la mano sin la más mínima duda, sus ilusiones se cumplirán, tan cierto como que mañana saldrá el sol.
A sus diecisiete años, próximo a acabar el instituto, un tanto feo o más bien con esas formas desgarbadas y chulescas que adoptan los adolescentes ante un mundo que se les queda pequeño, en uno de esos pueblos de Colorado tan fríos como olvidados e inexistentes para el resto del mundo, Dominic se encuentra ante la tesitura de tener que decidir sobre su futuro. Futuro que él tiene muy claro: será el mejor lanzador de la liga profesional de béisbol de todos los tiempos, 
pero esta visión está terriblemente alejada de una realidad familiar que constriñe dolorosamente sus perspectivas. Su padre, albañil en paro que  se gana algunos dólares jugando al billar, lo que constituye el único ingreso para una familia sumida en la pobreza, pretende enseñarle el oficio para revitalizar entre los dos una empresa constructora que les permita vivir con dignidad.
La tristeza y añoranza por la tierra madre que siente la abuela Bettina, la suprema religiosidad de su madre, las necesidades de sus hermanos e incluso la imperiosa e incontrolable  atracción que se despierta en él por Dorothy , hermana de su mejor amigo  no suponen ningún obstáculo a sus ideales, al contrario, solo son un estímulo más a sus expectativas.  Es inevitable, le espera un glorioso y memorable porvenir. Su destino está prefijado, su adorado e inigualable brazo izquierdo, “El Brazo”, lo hará famoso, el éxito está garantizado y le sacará de tanta miseria.

Insiste el autor en su ya conocida estrategia de exprimir  la tenacidad, el empeño, la solidez y la vitalidad  que caracteriza a sus personajes centrales, sin embargo, en este caso, John Fante aporta  elementos religiosos que o no estaban presentes en temas anteriores o al menos no de forma tan explícita. Frente a la habitual disposición religiosa de su madre presa de unos valores intachables que lo cifra todo a la misericordia de Dios, que cada problema se acepta como un reto más que manda Dios en el camino de la salvación y un padre derrotado que ha renegado de toda creencia, Dominic ejerce un culto sin reparos al brazo, ese es su dios, el que le ilumina y atiende sus ruegos, el que realmente le abrirá la puerta que le permitirá iniciar el camino de la felicidad. Y cuando haya alcanzado la gloria ya se preguntará por la existencia de Dios.También se reitera  el autor en el tema y problemas que lleva implícita la inmigración en el que las raíces originarias se interponen siempre de manera más o menos clara en el necesario proceso de integración en un país nuevo, atractivo por las supuestas oportunidades que presta pero cuyas condiciones no siempre serán fáciles de cumplir. La nostalgia será siempre una barrera que los veteranos deberán sobrepasar con esfuerzo para aceptar una nueva cultura mientras que para los jóvenes será su cultura en contraposición de los valores o ideas esgrimidos en el seno familiar.
Al igual que el púgil del peso ligero lanza los puños como un relámpago y mueve los pies a un velocidad constante Fante escribe con contundencia, sus personajes tienen un único y obsesivo objetivo que se cumplirá sin remedio y su literatura lo expresa como una tormenta de palabras. Estilo preciso y fácilmente identificable con el que aplica ritmo constante a su narración para conseguir un efecto determinante. Un año pésimo carece de la novedad que significó Bandini (Espera la primavera, Bandini) , al que siempre se le recuerda entre las reflexiones e ideas de Dominic, pero no por eso pierde un ápice de interés demostrando de nuevo que con no más que ciento y pico hojas se consigue impactar en el lector, captar su interés y mantenerse en su memoria por tiempo indefinido. Lectura muy recomendable.

John Fante Nació el ocho de abril de 1909 en Denver, Colorado, EE.UU y murió el ocho de mayo de 1983 en Los Ángeles, California, EE.UU. De origen italiano. Inició los estudios en la Universidad de Colorado pero los dejó pronto para dedicarse de lleno a la escritura. Ejerció cómo novelista  y guionista de cine en Hollywood. No tuvo reconocimiento a su obra hasta después de su muerte.

Otras obras:

Forman la tetralogía de Baldini:
– Camino de Los Ángeles
Espera a la primavera, Bandini
– Pregúntale al polvo
– Sueños de Bunker Hill
Llenos de vida
La hermandad de la uva
El vino de la juventud
Al oeste de Roma

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s