La estepa. En el barranco. Anton P. Chejov


portada 01Traducción: Víctor Gallego Ballestero
Editorial: Alba Editorial
Colección: Alba Clásica
Fecha: 2001
páginas: 238
ISBN: 9788484281191

Aunque la relectura siempre trae nuevas sensaciones y se obtiene una visión diferente a la recordada, no es el caso de Chejov. Al contrario, esta nueva lectura tiene el valor de contrastar la validez y el recuerdo de un autor que llevó el cuento a lo más alto de los honores para confirmar que hoy día esos relatos tienen la misma vigencia y la misma belleza que cuando se escribieron.
La estepa viene a ser un monólogo de Yegorushka que a sus nueve años se ve abocado a un viaje, primero en calesa con su tío y el párroco y luego en una caravana de carretas de agricultores, que lo llevará a la ciudad para estudiar y convertirse en un hombre de bien. Ese viaje, aceptado pero incomprendido, tiene lugar por la estepa lo que sirve de pretexto  para que la conozcamos a través de los ojos del niño;  el chaval cuenta ese discurrir por un paisaje que pudiera pasar por anodino pero que en manos de Chejov se convierte  en un paseo por la naturaleza jalonada por los acontecimientos naturales, tormentas, la noche estrellada, las aves que sobrevuelan la caravana cuya lectura se transforma en el sentimiento que provocan las sensaciones que emergen día y noche y cómo las viven las gentes humildes que le dan vida.
En el barranco es una crónica trágica de una familia que vive en una población mísera y arrinconada y manejada por la prepotencia del comerciante que gestiona todo lo que hay a su alrededor. Pero que a pesar de dar cobijo a sus hijos y nueras el discurrir de los acontecimientos le sobrepasará  y sufrirá el escarnio de ver a un hijo en la cárcel o cómo su nuera se apropia de todo hasta verse inmerso en la más insoportable soledad, abandonado a su suerte y a expensas de la caridad de las gentes.
Sobresale siempre la fluidez que caracteriza la escritura de este  autor que relata con gran simplicidad y sin mostrar arrogancia alguna  nos regala los paisajes con un lenguaje afable, culto y al alcance de todos. Sus relatos están llenos de un grupo de personajes a los que no describe con precisión  sino que más parecen pinceladas necesarias para completar un cuadro.  Cada uno de ellos configura alguno de los dilemas morales a los que se enfrentan los hombres sin analizar su  personalidad sino enfrentándolos a lo que sucede en cada momento de una vida ordinaria y sencilla, a las calamidades, a las alegrías y a los placeres. El conjunto rebosa sobriedad pues no recarga los relatos con descripciones precisas que llevarían al aburrimiento perjudicando la elegancia y facilidad de sentir lo que se cuenta.
Leer a Chejov no solo es recomendable sino imprescindible para llenar todos esos espacios de lectura que existen pero que  están habitualmente olvidados porque nuestra tendencia natural nos lleva a centrarnos en áreas o estilos  concretos y repetitivos. La  lectura de cuentos también tiene su premio, la concisión de una trama en un espacio limitado requiere una habilidad que pocos tienen y proporcionan  el placer de lo breve y concreto.

Anton P. Chejov. Nació el 29 de enero de 1860 en Taganrog, Ucrania y murió el 15 de julio de 1904 en Badenweiler, Alemania. Estudió Medicina en la Universidad de Moscú si bien ejerció en menor medida para dedicarse a la escritura. Aunque publicó varias obras de teatro se le ha recordado siempre en todo el mundo como un maestro del cuento o relato corto.

Otras obras:

chejov 01
El tío Vania
El jardín de los cerezos
Las tres hermanas
La gaviota.
Multitud de relatos y cuentos.

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s