Lo que el día debe a la noche. Yasmina Khadra


portada 01

Título original: Ce que le jour doit à la nuit
Traducción: Wenceslao Carlos Lozano
Editorial: Destino
fecha: 2013
páginas:384
ISBN: 9788423341726

Un autor que, centrado hasta ahora en la novela referida al fenómeno terrorista o dicho de otra forma en la novela negra en el mundo árabe, se descalza  con un intento de epopeya nacionalista, en una atmósfera en la que se postula la convivencia de las culturas árabe y occidental, de un pueblo, el argelino, con síntomas de no haber digerido la odisea que lo llevó a la autodeterminación. Sin embargo se ha quedado corto pues en ningún momento se siente el espíritu de lucha, de fuerza, de dureza que requiere cualquier escenario en el que se pelea por semejantes aspiraciones.
No pasa de ser el retrato de una época, muy bien narrado,  a través del devenir  de unos muchachos que integran la clásica pandilla que se crea en  los años de colegio para agitar la bandera de la amistad  pero que se tambaleará en cuanto  aparezcan los primeros amores y que se caerá con las reivindicaciones patrioticas.
A sus ocho años, Younes, se ve obligado a dejar las tierras de sus antepasados calcinadas por un incendio más que sospechoso que ha dejado a su familia en la ruina más absoluta. El destino es Orán, ciudad donde se entremezclan árabes y occidentales  sin  engorro alguno, pero  en la que, lógicamente, él va a parar al suburbio más andrajoso y pobre, allí donde no se sabe qué es la cultura ni siquiera la vida. A su padre no le queda más opción que entregárselo a su hermano  Mahi, farmacéutico, y su esposa francesa, Germaine, con los que se criará en un medio cultivado donde se cimentará un carácter apacible y apocado pero colaborador y leal sin fisuras con los suyos, amigos y parientes.
Su tío Mahi, hombre culto, amante  de la libertad y dado a la reflexión y al coloquio abierto  tiene que dejar Orán  por su cercanía a los grupos nacionalistas y se traslada a Río Salado población rodeada de viñas y olivos donde conviven en armonía argelinos, franceses y españoles. Allí crecerá Younes bien amparado, occidentalizado aunque siempre con el recuerdo presente de su auténtica familia y de su origen árabe. Todo funciona correctamente hasta que aparece la joven Emilie quien con sus encantos y sus ojos sugestivos pondrá en tela de juicio entre la pandilla de amigos incondicionales qué es antes el amor o la amistad.
Las dudas entre los amigos por estos pleitos amorosos se verán enturbiadas por la aparición de los movimientos nacionalistas que arrastrarán a unos contra otros hasta la obtención de la independencia con consecuencias desastrosas para esa hipotética tolerancia entre la diversidad cultural.
Contada en forma lineal desde la madurez del propio Younes la historia se queda en la evolución de ese joven incauto, ensimismado en sí mismo, fiel hasta la médula aun a costa de sus propios sentimientos por los que no luchará en aras de la amistad y de promesas absurdas. Seguirá ayudando a todos dentro de sus posibilidades pues se siente ciudadano del mundo e integrado en ambas culturas pero cuando quiere reaccionar es demasiado tarde, se le ha pasado el arroz.
Lectura fácil y rápida sin complicaciones pero carente de la fuerza que se le supone a una verdadera epopeya y alejada de la realidad cuando postula una integración de unas culturas altamente opuestas sin apreciarse en ningún momento los encontronazos, choques que deben de haber en un enfrentamiento de este tipo. Me limitaría a tratarla como una aventura juvenil enroscada en los primeros amores de juventud y adobada en ambiente prebélico producto de los deseos de independencia de un pueblo que se sentía maltratado por un colonialismo francés falto de inteligencia y donde prima la historia y personalidad de Younes. No por sus defectos deja de ser entretenida y al alcance de todos para disfrutar de la vida de Younes y también para saber algo más de esa desconocida que es Argelia.

Yasmina Khadra. Es el pseudónimo que Mohammed Moulessehoul, nacido el diez de enero de 1955 en Kenadsa, Argelia, emplea para escapar de las restricciones que le imponía, a la hora de escribir, su condición de militar. Cursó sus estudios en la Escuela de Cadetes de la Revolución. Compaginó su condición de militar con la escritura hasta el año 2000 en que dejó el uniforme para dedicarse de lleno a la novela. Escribe en francés.

Otras obras:

La prima K
Morituri
Doble blancoyasmina 01
Lo que sueñan los lobos
Las sirenas de bagdad
El atentado
La parte del muerto
Las golondrinas de Kabul
Los ángeles mueren por nuestras heridas
A qué esperan los monos
La ecuación de la vida
Trilogía de Argel

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s