Los días contados.Miklós Bánffy


portada 01

Título original: Megszámláltattál
Prólogo: Mercedes Monmany
Traducción: Eva Cserháti y Antonio Fuentes
Editorial: Libros del Asteroide
Fecha: 2011
páginas: 688
ISBN: 97884926639

Emprendí la lectura de este libro con el ánimo de rellenar uno de los diversos huecos que transporto en mi mochila donde esperan impacientes a que les llegue el turno. También es cierto que me dejé llevar con suma facilidad por las indicaciones de la contraportada sin profundizar en el conocimiento del autor y su obra. Y así es como se alcanzan muchos fiascos pues si la suposición es la madre de la equivocación las contraportadas de los libros son siempre un paritorio de obras maestras.
El conde Bálint Abády regresa a su país tras diversas misiones diplomáticas en el extranjero para conocer personalmente la situación política especialmente convulsa en los últimos tiempos por las crecientes tensiones entre Viena y Budapest sin desdeñar las existentes entre los diferentes pueblos y lenguas que se integran en Hungría. Perteneciente a una de las ramas más antiguas de la aristocracia húngara no deja de ser , como político y terrateniente, un ingenuo como pocos o más bien bobalicón en la forma que descubre las desventuras de los habitantes de sus tierras y los entresijos politiqueros al tiempo que se inicia en la administración de todas sus posesiones, que hasta el momento han sido manejadas por su madre viuda. Su primo Lazslo, de fortuna imprecisa por no decir escasa, trata de desarrollar su talento musical como camino para integrarse en ese nivel aristocrático que tanto se le resiste.
Pero ese diablillo inquieto que se llama azar pasará a la acción para que la vida de ambos adquiera tintes melodramáticos. Bálint se enamora de Adrienne, casada con un terrateniente hosco, brutal e indigerible, con la que sostiene  un idilio semiplatónico como meros adolescentes que lo mantiene más ocupado y despistado que la política. En el caso de Lazslo el azar se llama Klara ante la que caerá rendido de amor para contrariedad de los padres de la muchacha que se apresuran a rechazarlo y que para ganársela solo se le ocurre alcanzar un notable éxito como primer bailarín del casino,  furibundo jugador de bacará y consumidor de todo el alcohol posible.
Con este planteamiento el autor consigue hacer un album de fotografías que representa perfectamente la actividad y los intereses de una aristocracia perdida en el mundo del falsete donde priman los bailes, el casino, las cacerías, el juego de cartas, la moral equívoca sin que falte como siempre el alcohol en un juego que va desde los amoríos hasta las trifulcas políticas. Sin embargo todo este ambiente actúa como pantalla perfecta y castrante de la situación política que, parece ser, está únicamente representada por esta capa inútil de la sociedad sin que se llegue a conocer casi nada de las necesidades e inquietudes de la población. Se intuyen las rivalidades entre los diferentes etnias y se vislumbra los primeros brotes de nacionalismos que unidos a la falta de perspectiva de la clase dominante conducirá ,inevitablemente, al desastre total. Probablemente ese es el objetivo del primero de los tres volúmenes que constituyen la obra, y que no creo que tenga ánimo de leeren su totalidad.
Tampoco el libro es una obra maestra en el aspecto literario sino que con una prosa sencilla y sin pretensiones se apoya más en un conjunto importante de personajes fatuos, presuntuosos y moralmente ambiguos y en unas excelentes descripciones de la naturaleza de la zona para, con un estilo pomposo y rimbombante, exponer la situación general en la que se encontraba el Imperio a principios del siglo pasado y que degeneraría en unas tensiones suficientemente fuertes para que las aprovecharan los nacionalismos de la zona hasta lograr su separación y con ello la desaparición del Imperio sin tener en cuenta el alto precio que se paga siempre con los repartos idealistas.
Libro que solo se puede recomendar a aquellos que tengan un especial interés por el tema en concreto y por una literatura semi romántica embebida en un ambiente de lujo decimonónico pues en este aspecto sí que se la puede calificar como una obra que recoge con excelencia las costumbre de la nobleza de la época magníficamente exhibida en bailes y actos sociales.

Miklós Bánffy, conde de Losoncz, nació en 1873 en Kolozsvar, Hungría hoy Rumanía y murió el cinco de junio de 1950 en Budapest, Hungría. Perteneció a una de las dinastías aristocráticas más importante de Transilvania. Fué político, escritor y fomentó las artes especialmente el dibujo y la pintura.

Otras obrasmiklos 01
Trilogía transilvana
– Los días contados
– Las almas juzgadas
– El reino dividido
Desde mi recuerdo
Veinticinco años

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s