Espera a la primavera, Bandini. John Fante


image

Título original: Wait until spring, Bandini
Editorial: Anagrama
Traducción: Antonio Prometeos Moya
Fecha: noviembre 2001
Páginas: 224
ISBN: 9778433968135

No sé si es cierto que la historia se repite pero hay periodos  que se parecen mucho. Novela ambientada en los tiempos de la Gran Depresión americana con una puesta en escena que ineludiblemente se tiene que comparar con la que se vive ahora en este país a causa de eso que se ha dado en llamar «crisis» y que no es otra cosa que un programa claro de empobrecimiento de los que en otro tiempo se dio en llamar «los de a pie». Los paralelismos son evidentes quedando bien remarcados muchos aspectos típicos de las èpocas de debilidad económica, la caridad como respuesta a una pobreza extrema, el racismo o el problema del emigrante, la endeblez de la vivienda, la falta de trabajo…etc…
Este es el escenario en el que se desenvuelve la familia Bandini. El padre, Svevo, emigrante italiano, albañil, no solo siente el frío de Denver, el que proporciona la nieve y el hielo, el suyo es un frío importante como el que se nota en los huesos  cuando le llevan a uno al quirófano para arreglarle los interiores; no tiene más solución que esperar a la primavera para que vuelva a haber trabajo y con él  hacer frente a las desgracias y deudas a las que su depauperada economía le ha abocado. Mientras espera al buen tiempo se consuela con el juego y el alcohol a la vez que se lamenta de su mala suerte. Además ante el anuncio de la visita de su suegra se larga de casa para caer en manos de una rica viuda. Su mujer, María, tímida, dulce,  católica ferviente, enamorada de él, madre ejemplar y sumisa, como pintan a las mujeres en las películas italianas, se derrumba ante el abandono de Svevo aunque, a pesar de la desesperación,  no le faltará carácter para sacar las garras y dejarle marcado lo profundo de su odio, pero… ¿lo perdonará?
Arturo Bandini a sus catorce años, cuando uno ya no es un niño y se cree un hombre, convive con la tragedia que se abate sobre su hogar, aparece en esa atmósfera  como un torrente de actividad, hace alarde de su odio a sus rasgos italianos, a la pobreza de su familia, a la caridad de las monjas del colegio, se debate entre el amor y el odio a su padre, primero idolatrado para después repudiarlo y no menos hacia su madre paralizada entre la religiosidad y la dejadez, abducida por la pérdida de su amor que la conduce a la ensoñación religiosa. Sin embargo tanta intensidad no le hace perder de vista que sus dos hermanos pequeños le necesitan y, además, le sobran energías para alimentar sus dos mayores ilusiones, enamorarse de su compañera de clase Rosa y hacer gala de una gran imaginación para relacionarse con ella a pesar de su rechazo y  luchar por un futuro que le obsesiona; el también espera a la primavera para poder saltar al campo y convertirse en un excelente jugador de béisbol que le permitirá eliminar todos los problemas.
John Fante hace gala de un ejercicio narrativo de calidad  para establecer un marco nítido, conciso y atrayente dotando a la obra de  una excelente naturalidad. Pero si no cuesta nada imaginar cómo es posible vivir en ese escenario menos complicado es entender la vida que lleva la familia en el  entorno de los problemas y miserias que acarrea la pobreza. El autor lo hace con una evidente facilidad, su prosa es limpia, llana sin adivinanzas ni vericuetos pero no por eso resulta poco trabajada, al contrario, se precisa de una notable claridad mental y una facilidad de ideas para plasmarlas con la nitidez que él lo hace y acotarlo todo en poco más de  doscientas hojas, sin perder un ápice de credibilidad. Una realidad que viene marcada por la época en la que tiene lugar pero sobre todo porque goza de unos personajes auténticos que llevan consigo su pobreza pero también su voluntad para no caer en el abatimiento y dar por perdidos sus objetivos. Se sobreponen siempre a ese cansancio que proporciona semejante cúmulo de desgracias y de fracasos y nunca pensarán en rendirse ni resignarse ante la dificultad que presenta la vida cuando se vive en el lado malo.
Varios son los puntos interesantes que tiene esta novela para hacerla recomendable, a la buena prosa, la intensidad de la trama y unos personajes de carácter se le une la posibilidad de leer una historia muy real que hace reflexionar sobre lo que son las crisis económicas y su repercusión entre los más débiles. Forma parte de la tetralogía en la que la vida de Arturo Bandini tiene una cierta similitud  con la del propio autor.

John Fante Nació el ocho de abril de 1909 en Denver, Colorado, EE.UU y murió el ocho de mayo de 1983 en Los Ángeles, California, EE.UU. De origen italiano. Inició los estudios en la Universidad de Colorado pero los dejó pronto para dedicarse de lleno a la escritura. Ejerció cómo novelista  y guionista de cine en Hollywood. No tuvo reconocimiento a su obra hasta después de su muerte.

Otras obras:john 02

Forman la tetralogía de Baldini:
– Camino de Los Ángeles
– Espera a la primavera, Bandini
– Pregúntale al polvo
– Sueños de Búnker Hill
Llenos de vida
La hermandad de la uva
El vino de la juventud
Al oeste de Roma

 

Un pensamiento en “Espera a la primavera, Bandini. John Fante

  1. Pingback: Mejores libros: Cuarto trimestre / 2014 | Los libros de Julián

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s