El tejedor. James Sallis


portada 02portada 01

 

Título original: The long leeged fly
Traducción: Mireia Porta i Arnau
Editorial: RBA libros
Fecha: 2003
páginas: 192
ISBN: 9788498678055

 

 

No está nada mal y es de agradecer que  como inicio de una nueva serie, de detectives en este caso, se tenga el detalle de realizar una presentación aunque sea tan atípica y original como es el trabajo que aborda J. Sallis en este libro. No se detiene en una descripción convencional de quien va a ser  el profesional que se dedique a solucionar los casos más pintorescos y difíciles sino que da a conocer la  evolución del mismo a lo largo de los años a la vez que proporciona  una imagen detallada del ambiente en el que se va a desarrollar la vida y milagros de Lew Griffin.
La obra se divide en cuatro capítulos  en los que se cuentan cuatro casos del detective L. Griffin situados en cuatro décadas diferentes a través de los cuales se va construyendo su personalidad  de forma indirecta pero diáfana y completa. El propio LG se va haciendo presente en los diferentes ámbitos laboral, familiar o de amistades, así lo vemos desde la escasez inicial hasta la lujosa oficina pasando por la incomunicación, brutalidad, alcoholismo y afición a la lectura que acabará transformándolo en escritor y profesor de literatura.
Es un detective negro, un hombrón de los que recuerdan a un jugador de la NBA. Parece que su especialidad es la de aclarar desapariciones pues los cuatro casos que componen este libro son referidos a esta casuística que resuelve con la eficacia típica de los detectives noveleros haciendo patente su habilidad para identificar las pistas adecuadas y su clara intuición para detectar los puntos críticos que facilitan la conexión de los detalles que dará  la solución del caso en cuestión.
No falta la adición a la bebida que unida al pesimismo y desesperanza en la que vive lo conducirán al alcoholismo y a la degradación personal de la que saldrá por obra y gracia del autor y de esa enfermera pelirroja que más parece un ángel de la guarda ya que  le proporciona la estima y fortaleza suficiente para continuar con una vida más o menos correcta. No acabo de entender que en las series detectivescas siempre aparezca el alcohol como algo imprescindible para presentar a un personaje que apesar de ello sigue siendo un tipo eficaz y comprensivo.

Siendo fundamental el tema policíaco no es lo único importante pues   no son los casos expuestos el principal interés de la obra sino que son una mera excusa para poder tener una imagen clara del personaje a la vez que describe un ambiente que no puede ser más acertado. Nueva Orleans será a lo largo de la vida de L. Griffin algo más que un lugar donde vivir y trabajar sino que es su alma, su expresión, su vida. La obscuridad que reina en el libro, el pesimismo, el amargor “… sólo cuando eres verdaderamente un don nadie cuando no tienes nada que podría anhelar cualquiera, logras que te dejen en paz y sigues por ahí con tu vida anodina sin que te molesten” se junta con el amor a la música expresado en el blues “… era una forma de salir, de salirte de las 16 o 18 horas de trabajo de cada día, de todo ese puro dolor que no cesaba…una forma segura de lidiar con la furia, la desilusión, la rabia, la desazón.”
Novela en la que priman factores externos al género negro , donde el estilo literario y la narración constituyen tanto como la intriga y la tensión detectivesca. El autor utiliza un lenguaje serio y profundo que permite transmitir al lector un ambiente donde prevalece la tristeza, el dolor, el desconsuelo y la ira. Narrativa intensa que no descansa en ningún momento aunque queda una sensación, un regusto de que no va a ninguna parte. Retrata a todos los personajes con intensidad pero siempre con un fondo de melancolía, siempre solitarios en búsqueda de un destino que no parece llegar nunca. En definitiva un texto pleno de literatura y reflexión dentro de un marco quizá considerado como un género menor.
Novela muy interesante en la que se conjugan la agilidad de la novela negra con un gran estilo literario donde se juntan las reflexiones sobre la condición humana con la realidad de un mundo duro y sórdido pero en el que también hay margen para la esperanza, para encontrar el camino donde nadie lo esperaba.

 Aunque sigo prefiriendo a autores más clásicos y menos duros como Dona León o Andrea Camilleri no deja de ser esta una lectura muy interesante que sirve de preparación y acicate para los próximos casos de Lew Griffin.

James Sallis. Nació el 21 de diciembre de 1944 en Helena, Arkansas, USA. Estudió en la Universidad de Tulane (Nueva Orleans). Ejerce como escritor y crítico literario.

Otras obras:Jsallis 02
Drive
El avispón negro
El ojo del grillo
El regreso de Driver
La agonía del asesino
Mariposa de noche
Moscardón azul
Vidas difíciles

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s