Uno de los nuestros. Willa Cather


portada 01

Título original: One of ours
Editorial: Nórdica
Traducción: Beatriz Bejarano del Palacio
Fecha: 2011
páginas: 504
ISBN: 9788492683437

Premio Pulitzer: 1923

 

 

 

Se podría hablar de literatura americana, la de las grandes praderas, la de la américa en expansión, la de los ideales… pues así se plantea esta novela ambientada en Nebraska, donde se establecieron muchos emigrantes europeos para tener una vida a la que parecían no tener derecho en Europa. Allí encontraron tierras que las convirtieron en su razón de ser, en su religión y de esa dedicación nacieron los grandes cultivos, las granjas, los inacabables campos de cereal, pero sobre todo una sociedad, reservada, conservadora, encerrada en sí misma probablemente como un sistema de autoconservación.

Claude Wheeler es un muchacho que forma parte de una de esas familias cuya vida está íntimamente ligada a la tierra y a sus costumbres, pero él no se conforma con ello sino que siente una tensión interior que le pide algo diferente, anhelos que no sabe como encarrilar, en definitiva, que él barrunta un mundo más abierto, con otros valores, con mayor libertad. Lo intenta yendo a la Universidad dónde prende una pequeña luz, pero debe de dejarlo para hacerse cargo de una de las granjas de su padre, trabajo que cumplirá con dedicación pero que lo encajona, que no calma el desasosiego que tiene. Lo intenta casándose con una joven del lugar pero fracasará. La ventana al mundo se le abre cuando se alista en el ejército para participar en la primera Guerra Mundial en Europa. Aquí si que comprenderá cuales son sus necesidades y verá cómo se pueden cumplir los ideales que le atenazan.
Prosa poderosa que describe con detalle no exento de belleza; que es capaz de pintar un cuadro perfecto de los campos cultivados americanos, del esfuerzo de las gentes para dominar la tierra, de la fuerza de los agricultores para obviar rencores en los momentos que se necesitan con la misma agilidad que perfila las escenas domésticas y familiares y que mantiene inalterable cuando cambia a un escenario tan diferente como es la guerra. Con un lenguaje más que acertado no solo sitúa al lector en el centro de las praderas americanas sino que además consigue reflejar con facilidad el ambiente de una sociedad algo carca por su cerrazón y su dedicación a la tierra y sin dificultad alguna se sitúa en un entorno bélico en el que uno se siente compañero de penas y alegrías de Claude.
El conjunto de personajes que rodea a Claude durante toda la obra es un admirable calidoscopio de variedad humana e intelectual que define a W. Cather como una gran escritora.Trama directa y lineal centrada en la evolución mental de Claude, sin altibajos ni alternancias en el tiempo, muy bien arropado en el conjunto familiar y en el ambiente granjero y perfectamente engranado con el mundo militar para llegar a un final intenso.
Este libro requiere, a mi modo de ver, situarse en el ambiente que se describe. No hay que olvidar que son los primeros años del siglo XX en una América que salía a la luz tras una guerra civil que ya quedaba en el olvido mientras el mundo empezaba a notar la llegada de una fuerza nueva frente a los enconamientos ya clásicos de una Europa decadente que no sabía a dónde iba. Visto en esa posición se convierte en una novela agradable, sumamente placentera que, en unos momentos de gran incertidumbre mundial, ayuda a comprender el camino emprendido por Estados Unidos simplemente contando cómo se entendía la vida allí pero también con el nacimiento de unos ideales que el mundo necesitaba de forma imperiosa. Sin embargo si la lectura es directa y sin esta adecuación y viendo cómo han evolucionado los valores en una sociedad cada vez más escéptica, resultará un libro blando e incluso aburridote en alguno de sus capítulos.
Libro recomendable a pesar de ser algo largo, requiere una lectura pausada, para ir saboreando las descripciones, los detalles y la tenacidad de Claude para encontrar un camino que en muchos momentos no existe.

Willa Cather. Nació el 7 de diciembre de 1873 en Gore, Nebrasaka, Estados Unidos y murió el 24 de abril de 1947 en Nueva York. Se graduó en Lengua y Literatura Inglesa en  la Universidad de Nebraska. Se dedicó al periodismo, fue profesora para finalmente dedicarse en exclusividad a la literatura.

Otras obras:w.cather 02

Pioneros
Mi Antonia
Los colonos
El canto de la alondra
Una dama perdida
La casa del profesor
Mi enemigo mortal
La muerte llama al arzobispo
Lucy Gayheart

 

 

 

 

 

 

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s