Todos los perros de mi vida. Elizabeth von Arnim


portada 01

Título original: All the dogs of my life
Traducción: Silvia Pons Pradilla
Editorial: Lumen
Fecha: 2008
páginas: 200
ISBN: 9788426416414

 

 

Es este un libro en el que la autora narra prácticamente toda su vida y sin embargo  encasillarlo en el apartado de memorias no me parece congruente con el desarrollo del mismo, ya que, por momentos, entra la duda de si no serán los perros que vivieron con ella  los verdaderos protagonistas. Esa es la originalidad del libro pues sin necesidad de detallar los sucesos importantes ocurridos en el trascurso de los años, los que dejan señales inolvidables, dolorosas, las más,  alegres, las menos, es capaz de transmitir los estados de ánimo que generan y constatar que fueron siempre los perros los que realmente le recompensaron en los sinsabores y le acompañaron en las alegrías.

 Es notorio y palpable el amor, quizá desmesurado, de Elizabeth por los perros a la vez que es manifiesta su necesidad de alejarse de las personas,  prefiere la calma del campo, la soledad propia de vivir en espacios abiertos frente al tumulto, las prisas y el ruido de la ciudad, sin adoptar una postura afectada sino que el ambiente urbano la trastorna físicamente al tiempo que considera que no es el adecuado para el desarrollo natural de los perros.
Utiliza una técnica elemental, lenguaje sobrio y estructura simple para que sean el humor y la ironía, tan práctica cuando se usa con la inteligencia que requiere, los instrumentos con los que dejar constancia de los sentimientos que han ido dando forma a su personalidad y a su forma de vivir en el discurrir de su vida;  completándola con cada uno de sus perros para de esa forma excluir del texto el protagonismo de las personas que realmente conforman y marcan la existencia de cada uno. Es chocante pero real que con unas mínimas referencias al matrimonio, los hijos, los amigos, la narración alcanza el grado de interés necesario para convertirlo en un texto deseable.
Agilidad con eficacia, humor y entereza para superar las tristeza, decisión para modificar el curso de los acontecimiento, inteligencia clara para olvidar los episodios duros y tristes, todo ello da como resultado un libro sencillo y  gracioso permitiéndose, a la vez, hacer reflexionar al lector en aspectos sencillos pero fundamentales en la vida de cualquier persona, como son los últimos años de la vida contemplados como un dulce esperar a la muerte no como una persona derrotada sino aspirando, con toda la alegría e ilusión, a disfrutar de todas las bellezas del mundo.

Libro exquisito que merece la pena de leer aunque sea de esos facilones que mucha gente rechaza porque entienden que solo lo difícil es buena lectura. Se puede ver como un alegre tratado de una forma de vida natural  y contagiosa y de una visión de la convivencia en la que sustituye  a las personas, incapaces de manifestar los sentimientos imprescindibles para vivir, por los perros que lo hacen de forma incondicional, que son verdaderos maestros en la entrega, amor y compañerismo.
Entretenido y recomendable

Elizabeth von Arnim. Nació el 31 de agosto de 1866 en Kirribilli, Australia y murió el 9 de febrero de 1941 en Charleston, Estados Unidos. Publicó su primera novela en 1898.

 elizabeth-von-arnim-967

Otras obras:
Elizabeth y su jardín alemán
Un abril encantado
Amor
Vera
El señor Skeffington

 

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s